06 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Golpean tiroteos a California y Nueva Jersey

Los espectadores asustados y algunos de los jugadores derribaron una valla

AGENCIAS
LOS ÁNGELES, ESTADOS UNIDOS , domingo 17 de noviembre 2019, actualizada 9:02 am

Enlace copiado

Cinco personas murieron, incluidos tres niños, y otro menor está herido producto de un tiroteo que se desató este sábado en una vivienda en San Diego, California (EUA), informaron fuentes oficiales.

Según el Departamento de Policía de San Diego (SDPD), varias llamadas reportaron disparos en el barrio Paradise Hills, pasadas las siete de la mañana.

Al llegar las autoridades, encontraron dentro de la vivienda a cuatro niños y dos adultos con heridas de bala. Tres menores entre cinco y once años fueron llevados al hospital en condición critica.

Mientras, un niño de tres años, la madre de 29 años y un hombre de 31 años, del que no se ha establecido la relación con la familia, fueron declarados muertos en la escena.

En el hospital, un niño de 5 años y otro de 9 años fallecieron poco tiempo después de ser ingresados.

Sólo un menor de 11 años se mantiene con vida hasta el momento.

El teniente de homicidios Matt Dobbs, de SDPD, le dijo al medio OnSceneTV que en la primera llamada que recibió el servicio de emergencia ninguna persona habló con la operadora, pero en el fondo se escuchaba una discusión, lo que originó la respuesta de las autoridades.

En camino, la policía recibió otras llamadas que reportaban los disparos.

Al llegar a la vivienda, nadie respondió los llamados de los agentes que tuvieron que forzar la entrada. Dentro de la casa se hallaban las seis víctimas, todas con impactos de bala.

Las primeras informaciones no establecen si el tiroteo es un crimen de violencia doméstica, y si es catalogado como homicidio o suicidio.

Tampoco se informó si se recuperó el arma usada en el ataque.

DISPARAN EN JUEGO DE FÚTBOL AMERICANO

Un hombre armado abrió fuego durante un partido de fútbol americano en una escuela secundaria de Nueva Jersey, hiriendo a dos personas y provocando un alboroto cuando los espectadores y los jugadores corrieron desesperadamente en busca de refugio.

Uno de esos heridos el viernes por la noche fue un niño, que fue trasladado por helicóptero a un hospital infantil en Filadelfia "con algunas heridas graves", informó el fiscal del condado de Atlantic, Damon Tyner. El otro era un hombre adulto.

Los videos obtenidos por The Associated Press muestran a la gente cayendo al suelo, corriendo desde las gradas y saltando por encima de las cercas de cadenas mientras se escuchan disparos. Se escuchan por lo menos seis balazos en un video de Jersey Sports Zone, que también muestra a los jugadores detenerse a mitad del juego, mirar las gradas y luego girar y correr.

Los espectadores asustados y algunos de los jugadores derribaron una valla en su prisa por escapar de los límites del campo. Algunos niños acabaron separados de sus padres, y otros padres abrazaron a sus bebés y niños pequeños para evitar que fueran atropellados por quienes huían, según Jonathan Diego, que estaba en el juego en Pleasantville, cerca de Atlantic City.

"Fue un caos, literalmente gente que venía corriendo en multitud", agregó Diego, quien ayudó a entrenar a un equipo de fútbol juvenil de Pleasantville que participó en un partido en el que tres personas resultaron heridas de bala en 2005. Todos sobrevivieron. Ese mismo equipo estaba practicando en 2015 cuando un espectador fue baleado pero sobrevivió.

El tiroteo ocurrió la noche del viernes ocurrió alrededor de las 8:30 horas durante el tercer cuarto de un partido de playoff entre los Panthers de Camden y los Greyhounds de Pleasantville. Las gradas se llenaron para ver a los Greyhounds, que esta temporada han ganado su primer título de división en 43 años.

Las autoridades no identificaron a las víctimas del tiroteo ni dieron a conocer información sobre sus estados de salud, salvo para decir que ambos estaban vivos varias horas después de los disparos.

Cabe recalcar que los tiroteos se dan a dos días de que un estudiante de la escuela Saugus High School, en Los Ángeles, desatara una masacre.

Nathaniel Berhow, de 16 años, mató a dos estudiantes de su escuela, hirió a tres más el jueves en la mañana, minutos después de que su mamá lo dejara en la puerta de la institución educativa.

El presunto atacante murió este viernes por las heridas que sufrió al disparase en la cabeza.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...