13 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Lector opina

Foro del Lector


sábado 15 de junio 2019, actualizada 10:32 pm


Enlace copiado

Vicios en el lenguaje popular (II)

Pienso que cuando uno siente calor se debería decir que es “calorlero”, aunque por ahora este término no existe, según dicho diccionario; término que brindo a los entendidos y especialistas, para que lo tengan en consideración sin tener en cuenta ningún derecho de autor.

Otra expresión viciosa que decimos comúnmente se produce cuando vamos en el autobús o en el tranvía y una persona nos pregunta: “¿va usted a bajar?” y nos dan ganas de decirle: “claro, no me voy a quedar para siempre en el autobús”, aunque en este caso se sobreentiende que la pregunta correcta que se debería hacer es: “¿va usted a bajar en la parada siguiente?”, sobre todo cuando la pregunta se hace cuando están las dos personas cercanas a la puerta de salida del vehículo.

Otra fórmula viciosa o incorrecta se produce entre dos personas cuando al despedirse una de ellas o las dos dicen: “hasta luego” sabiendo previamente que no se van a volver a ver luego o enseguida, sino de aquí a que pase mucho tiempo o tal vez nunca. Sería más correcto decir: “hasta la vista” o “hasta que nos volvamos a ver”, como ocurre en francés y alemán: “au revoir” o “auf wiedersehen”.

Roberto Grao

Ciudadano de Torreón

Por la sensatez del mundo (II)

En cualquier caso, por muy complejo y difícil que sea el momento, hemos de actuar con esperanza y sensatez, tal vez para ello tengamos que transformar los corazones de piedra en corazones más sensibles, pues cuanta gente en su propio coexistir jamás ha experimentado una caricia, una atención de amor, un gesto de ternura; y son, precisamente estas prácticas, las que nos hacen ser mejores pobladores, siempre dispuestos a saber reír y llorar a la par de nuestros semejantes, pues lo trascendente no es poder subirse al carro vencedor, sino la de aquel que camina sereno, esperanzado en transformar y en disipar cualquier conflicto, por grande que nos parezca. Lo importante es no ignorarlo nunca, para plantarle entusiasmo en la resolución. Sembrar concordia a nuestro alrededor, esto es ya un gran avance.

Confiemos en nuestra madurez, en nuestra firmeza interior de poner alegría y sentido del humor donde haya crispación, audacia y fervor en procurar andar siempre en conciliación, alejándonos de cualquier disputa que nos envenene, pues la mejor acometida no está en aletargarse, sino en reanimarse, tampoco en anestesiarse la conciencia, sino en tomar el pulso de la situación y luego poner empeño en actuar. Por cierto, dicen que la mejor sabiduría es conocerse a uno mismo, y luego el abrirse, el ponerse en acción, sabiendo cuál es el siguiente paso para no convertirnos en marionetas a merced de ningún poder mundano. Cada cual ha de ser dueño de sí mismo. No modelemos liberaciones que no son. Sin duda, será un buen modo de contribuir a las alianzas, el respeto a la autonomía de cada ser humano.

Víctor Corcoba

Ciudadano de Torreón

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...