26 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Regionales

'Coyotaje' afecta a productores de ladrillo

Muchos de los productores ya son grandes de edad, por lo que otro trabajo no es opción

EDITH GONZÁLEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
MATAMOROS, COAH, domingo 19 de mayo 2019, actualizada 9:31 am

Enlace copiado

La producción de ladrillos en Matamoros es más antigua que la ciudad, la cual celebró su 93 aniversario este año. Sus orígenes se remontan a 1903 y desde entonces, tanto los cocedores de la primera fábrica que se ubican sobre el periférico, como la producción, es otro de los símbolos de identidad del municipio.

Sin embargo, al igual que su otro elemento identitario, el melón, la venta de ladrillo también padece el famoso "coyotaje", que son personas intermediarias entre el productor y las empresas, lo que impide la mejorar la calidad de vida de quienes lo elaboran.

"Hay muchos Coyotes y son los que nos compran, sólo el que tiene la posibilidad es el que se los lleva a vender fuera de aquí", dice Elías Gallegos.

Su producción es de 500 adobones diarios, misma que consigue con ayuda de su hermano. Para obtener el producto terminado debe elaborar 12 mil adobones que es la capacidad máxima de obrador, donde se cuece el ladrillo.

En la producción de estos 12 mil ladrillos tarda en promedio 21 días. Cada ladrillo lo vende en un peso.

La inversión total ronda en los 8 mil pesos. "¿Qué tanto nos queda? Y a parte, de esa feriecita hay que volver a empezar otra vez".

Su jornada laboral inicia desde las 7 de la mañana y se retiran hasta que no aguantan el sol. Para evitar más gastos, recorren siete kilómetros en bicicleta.

Los productores no tienen ningún tipo de prestación ni seguridad social.

Muchos de los productores ya son grandes de edad, por lo que otro trabajo no es opción, a parte tienen décadas en la elaboración de ladrillo.

Otro problema que enfrentan es la falta de agua, pues los ladrilleros fueron reubicados fuera de la cabecera municipal y aunque les envían dos pipas al día, en ocasiones tienen que pagar para comprar más agua o bien apoyar en la reparación de las pipas, pues quedarse sin el vital líquido representa un día sin producción.

Con la llegada a la presidencia de Horacio Piña, los ladrilleros creyeron que las condiciones iban a mejorar debido a que prometió ser enlace entre productores y empresas.

"Sí hemos hablado de eso, este presidente nos prometió muchas cosas y no nos ha cumplido, se comprometió a que iba a acomodarlo en las constructoras que hubiera, pero no se ha visto nada, para qué le vamos a mentir".

La esperanza de que se salde la deuda histórica con los ladrilleros, sigue latente.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...