24 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

El Peje ¿por Dos Bocas muere?

En tres patadas

DIEGO PETERSEN FARAH
sábado 11 de mayo 2019, actualizada 7:42 am


Enlace copiado

Cuando un jugador está obsesionado apuesta todo a la siguiente carta. El gran dilema del jugador es saber en qué momento se levanta de la mesa y se hace cargo de sus pérdidas. Esta es la tercera carta mala que le sale a López Obrador en el proyecto de la refinería de Dos Bocas: La primera fue la llamada de atención de los expertos que señalaron que poner una refinería en la cuenca del Golfo de México, que es donde más refinerías hay en el mundo, no es un buen negocio; el presidente los desoyó. La segunda fue de su subsecretario de egresos, Arturo Herrera, quien dijo que lo mejor sería retrasar la construcción de la refinería e inyectarle dinero a la petrolera mexicana; el presidente lo contradijo. La tercera fueron las cuatro empresas internacionales, expertas en construcción de refinerías, que le dijeron, en la licitación por invitación, que la obra costaría más de los 160 mil millones de pesos y que requería más tiempo del programado; el presidente los desinvitó.

Lo más grave no es que López Obrador desoiga o ignore las señales de alerta, sino que ha decidido jugarse el resto de su capital político jugando con un par de doses: su secretaria de Energía, Rocío Nalhe y el director de Pemex, Octavio Romero. Ambos han dado repetidas muestras de su ignorancia en el tema energético. Sus virtudes en todo caso están en otro lado, principalmente en la lealtad, pero el trabajo que el presidente les ha echado sobre sus hombros es de la mayor especialización y los rebasa ampliamente. No dudo que en México exista la capacidad técnica para diseñar y construir una refinería, lo que no hay es un empresa organizada y especializada para hacerlo con eficiencia y eficacia. El riesgo de hacerlo de manera improvisada es que salga más caro y en mayor tiempo del que advierten las empresas, no por falta de voluntad o falta de supervisión, sino de conocimiento. Dicho de otra manera, esto no se revuelve con una visita presidencial cada mes, sino con experiencia y procesos bien definidos y probados a lo largo de los años.

López Obrador se está jugando su sexenio en un proyecto de altísimo riesgo. Dos Bocas puede comprometer seriamente la viabilidad financiera de Pemex y éste la calificación de riesgo del país con la cascada de consecuencias que ello tiene para la economía nacional. Desoír la crítica, sentirse diferente, es uno de los primeros síntomas del mareo de poder de todos los presidentes, gobernadores y políticos con poder. A todos, tarde o temprano les cae el valde de agua fría llamado realidad. Calderón tuvo que echar reversa en un proyecto emblemático de su sexenio, que era la ampliación de la refinería de Tula y Peña Nieto el suyo, el tren bala a Querétaro, por incosteable.

Ojalá, por el bien de todos, que en esta ocasión el presidente realmente tenga otros datos, que sepa algo que nadie más sabe, que conozca cuál es la siguiente carta que le repartirá la suerte, porque de otra manera éste podría ser el punto de quiebre no solo del gobierno sino de la esperanza que millones de mexicanos depositaron en él.

Por increíble que parezca, el Peje parece estar dispuesto a morir por Dos Bocas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...