24 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Internacional

Sri Lanka vive un sangriento Domingo de Resurrección

Al menos 32 extranjeros se encuentran entre los fallecidos y treinta más heridos

EFE
COLOMBO, SRI LANKA, lunes 22 de abril 2019, actualizada 9:04 am

Enlace copiado

Sri Lanka vivió ayer un sangriento Domingo de Resurrección con más de 200 muertos, entre ellos una treintena de extranjeros, y 490 heridos, tras una serie de atentados que golpearon tres iglesias en las que los fieles celebraban la festividad cristiana, cuatro hoteles y un complejo residencial.

Las seis primeras explosiones ocurrieron de forma simultánea hacia las 08.45 horas en tres hoteles de lujo en Colombo y también en una iglesia de la capital, otra en Katana, en el oeste del país, y la tercera en la oriental ciudad de Batticaloa.

Las imágenes que llegaban de los lugares siniestrados mostraban la magnitud de la tragedia, con una de las iglesias con el techo del templo semidestruido, escombros y cuerpos esparcidos, mientras la gente trata de socorrerlos.

"Escenas horribles. He visto miembros arrancados esparcidos por todos lados. Equipos de emergencia están desplegados en su totalidad en todos los puntos. (...) Hemos llevado a muchas víctimas al hospital, esperamos haber salvado muchas vidas", relató en Twitter el ministro para las Reformas Económicas, Harsha de Silva.

Horas después, una séptima detonación tuvo lugar en un pequeño hotel situado a unos cien metros del zoo de Dehiwala, a una decena de kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial en Dematagoda, también en Colombo.

Los muertos en las primeras explosiones ascienden a 290 y los heridos a 500, mientras que en las otras dos explosiones se produjeron cinco muertes más, tres de ellas de agentes, según afirmó el portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara.

Al menos 32 extranjeros se encuentran entre los fallecidos y treinta más hospitalizados, detalló a Efe el presidente de la Autoridad de Desarrollo del Turismo de Sri Lanka, Kishu Gomas.

Entre los muertos, anotó, hay nacionales de Bélgica, Estados Unidos, China y el Reino Unido, entre otros.

Tras las ocho explosiones, el Gobierno ha decretado el estado de emergencia y la policía ha impuesto el toque de queda con efecto inmediato ante el temor a nuevos ataques.

El Ministerio de Educación ha anunciado además el cierre de todos los colegios del país mañana y el martes y el Banco Nacional de Sangre ha pedido a los ciudadanos que dejasen de acudir en masa a donar, pues contaba ya con suficientes reservas.

El primer ministro del país, Ranil Wickremesinghe, encabezó una reunión de emergencia con altos mandos de las fuerzas de seguridad y miembros del Gobierno poco después de los primeros atentados.

En una intervención posterior, haciendo resumen de la jornada, Wickremesinghe reveló que las fuerzas de seguridad habían recibido avisos de posibles ataques en el país, "pero no se le prestó la suficiente atención al asunto", algo que debe ser investigado.

"Pero antes de nada lo que debemos hacer es asegurarnos de que no se desestabiliza el país", sentenció.

El portavoz de Policía de Sri Lanka anunció el arresto de 13 sospechosos de estar vinculados con los ataques, sin dar más detalles.

Por ahora, ningún grupo armado ha reclamado la autoría de los atentados coordinados, mientras las autoridades se limitaron a clasificarlos como ataques "extremistas" e insisten en prestar mucha atención a la difusión de noticias falsas que puedan generar confusión o actos de represalia contra algún grupo étnico o religioso.

WhatsApp, Viber y Facebook han sido bloqueados temporalmente, mientras que las redes móviles e internet están saturados y apenas funcionan.

"Por favor, permaneced en calma y no seáis engañados por rumores", declaró el presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, en un temprano mensaje a la nación, en un país en el que han sido frecuentes los choques comunales como reacción a sucesos violentos.

Por el momento se ha registrado al menos un ataque con cóctel molotov contra una mezquita en un área predominantemente musulmana en Puttalam, en el oeste del país, y también fueron incendiadas dos tiendas en Bandaragama, al sur de la capital, según confirmaron varias fuentes policiales.

Los ataques contra minorías religiosas en la isla se han venido repitiendo en el pasado, los últimos de relevancia en 2018, cuando el Gobierno tuvo que declarar el estado de emergencia después de se produjeran enfrentamientos entre musulmanes y cingaleses budistas, con dos muertos y decenas de detenidos.

En Sri Lanka la población cristiana representa el 7.4 %, mientras que los budistas son el 70.2%, los hinduistas el 12.6 % y los musulmanes el 9.7 %, según datos del censo de 2011.

Sin embargo, atentados de esta magnitud no habían tenido lugar en Sri Lanka desde la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno, un conflicto que duró 26 años y finalizó en 2009, y que dejó, según datos de la ONU, más de 40,000 civiles muertos.

No hay mexicanos

La embajada de México en India informó que:

=>No hay reportes de mexicanos afectados en Sri Lanka por los atentados que ocurrieron ayer.

=>El Gobierno de México a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) reiteró su rechazo al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, y externó sus condolencias y solidaridad a los familiares de las víctimas, así como al pueblo y al Gobierno de Sri Lanka.

=>A su vez, el Gobierno de México, por medio de la SRE, expresó su enérgica condena a los atentados. “México expresa sentidas condolencias y solidaridad a los familiare de las víctimas, así como al pueblo y al Gobierno de Sri Lanka, al tiempo que reitera su rechazo al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones”, subrayó.

El mundo condena la matanza

La comunidad internacional condenó los atentados con bomba que han golpeado ayer a Sri Lanka, en el Domingo de Resurrección, y que han causado hasta el momento al menos 290 muertos, entre ellos 32 extranjeros, y 500 heridos.

“He escuchado con tristeza la noticia de los graves atentados que, precisamente hoy, día de Pascua, han causado luto y dolor en algunas iglesias y otros lugares de reunión de Sri Lanka. Deseo mostrar mi cercanía más afectuosa a la comunidad cristiana, golpeada mientras se encontraba en oración, y a todas las víctimas de esta violencia cruel”, aseguró el Papa Francisco en su mensaje en el Domingo de Resurrección.

También el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se mostró horrorizado por las bombas que “le han costado la vida a tanta gente” y envió sus condolencias “a las familias y a quienes se acercaron para rezar pacíficamente o para visitar ese hermoso país. Estamos preparados para respaldar”, tuiteó.

El presidente de EUA, Donald Trump, en su perfil de la red social Twitter, aseguró que su país ofrecía “sentidas condolencias al gran pueblo de Sri Lanka”, y que estaban “¡listos para ayudar!”.

En el mismo sentido se expresó el mandatario de la Federación Rusa, Vladimir Putin, quien aseguró que su país “ha sido y sigue siendo un socio fiable de Sri Lanka en la lucha contra la amenaza del terrorismo internacional”.

“Espero que los autores materiales y los organizadores de este cruel y cínico crimen, cometido en el Domingo de Resurrección, reciban el castigo merecido”, añadió el mandatario.

La primera ministra británica, Theresa May, calificó los ataques de “espeluznantes” y aseguró que nadie jamás debería tener que practicar su fe “con temor”, al tiempo que instó a “permanecer juntos” ante atentados tan crueles.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, mostró en un tuit su “más enérgica” condena por los “terribles atentados” que “nos hacen llorar”.

“El terror y la barbarie no nos doblegarán nunca. Mi apoyo y cariño a todas las víctimas y familiares”, agregó.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que condenaba “en el nombre de los brasileños (...) los ataques que dejaron centenas de víctimas en Sri Lanka, incluso en iglesias, donde se celebraba la Resurrección de Cristo”. “Que Dios pueda confortar a los que ahora sufren”, añadió el jefe de Estado.

Su homólogo de Argentina, Mauricio Macri, dijo sentirse “conmocionado por las noticias de los horribles atentados en Sri Lanka. En nombre de los argentinos quiero enviar nuestras condolencias y solidaridad con las víctimas y sus familias”, según escribió en su cuenta de Twitter.

Las iglesias cristianas en Tierra Santa expresaron su pesar.

“Qué difíciles, irritantes y tristes son estas noticias, especialmente porque los ataques se produjeron mientras los cristianos celebraban Pascua”, lamentó el asesor de líderes de la Iglesia en Tierra Santa, Wadie Abunassar, que transmitió su solidaridad con el país asiático y todos sus habitantes “en sus varias confesiones religiosas y orígenes étnicos”. Las iglesias rezan “por las almas de las víctimas” y piden la rápida recuperación de los heridos”, agregó en un comunicado.

El presidente de China, Xi Jinping, y el primer ministro chino, Li Keqiang, condenaron los atentados.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...