21 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Internacional

'Chalecos amarillos' dan 'ultimátum' a Macron

La Policía de París informó que hasta las 15:00 horas había llevado a cabo 137 arrestos

AGENCIAS
PARÍS, FRANCIA, domingo 21 de abril 2019, actualizada 9:30 am

Enlace copiado

La 23 jornada de protesta del movimiento de los "chalecos amarillos" en Francia, presentada como un segundo ultimátum al presidente Emmanuel Macron, culminó ayer con enfrentamientos con la policía, que algunos medios atribuyeron a la infiltración de grupos radicales.

Durante la movilización de los "chalecos amarillos", principalmente en París, la policía utilizó granadas y gases lacrimógenos contra manifestantes que intentaron ingresar a las zonas prohibidas para la protesta, y efectuó por lo menos 137 arrestos por violencia, incendios de vehículos y saqueos de tiendas.

Después de una semana marcada por el incendio de la Catedral de Notre Dame, ante el cual el presidente Macron aplazó su mensaje sobre el gran debate nacional, los "chalecos amarillos" volvieron este sábado a las calles en París y varias ciudades del país en lo que calificaron de nuevo ultimátum al mandatario.

El Ministerio francés del Interior contabilizó esta tarde alrededor de nueve mil 600 manifestantes en todo el país, incluidos seis mil 700 en París, donde tuvo lugar la mayor demostración, con dos marchas que se realizaron sin incidentes, y dos protestas sin permiso que culminaron con enfrentamientos y disturbios.

Las tensiones fueron evidentes desde el mediodía en la capital francesa, cuando comenzó la demostración cerca del Ministerio de Economía y Finanzas, cuyas inmediaciones se encontraban bloqueadas por la policía, al igual que la Plaza de la Estrella y los Campos Elíseos.

La alcaldía de París tomó medidas en prevención de que en esta jornada, denominada el Acto XXIII, estallara la violencia debido a la incertidumbre sobre las medidas que se deriven del debate nacional, y que Macron debía haber presentado esta semana, pero serán anunciadas hasta el próximo jueves.

Las autoridades locales ordenaron un amplio despliegue policial para comprobar identidades de los asistentes, cerraron estaciones del metro y amplió las áreas donde las protestas estarían prohibidas este sábado.

Los primeros enfrentamientos se registraron a primera hora de la tarde sobre el bulevar Richard Lenoir, entre las plazas de la República y de la Bastilla, donde la policía disparó granadas y gases lacrimógenos contra los "chalecos amarillos".

Algunos grupos radicales incendiaron vehículos y saquearon algunas tiendas comerciales a orillas de la avenida, suscitando choques con la policía antimotines, sin que hasta ahora se tengan reportes de víctimas, de acuerdo con reportes de prensa.

La Policía de París informó que hasta las 15:00 horas locales había llevado a cabo 137 arrestos, algunos de ellos por "portación de material ofensivo", y realizado 14 mil 044 controles preventivos; mientras que por su parte la Fiscalía de París indicó que 110 personas estaban bajo custodio policial.

Los "chalecos amarillos" también protestaron este sábado en otras ciudades francesas como Toulouse, Montpellier y Burdeos, pero hasta el momento no se han reportado incidentes violentos.

Critican a millonarios por Notre Dame

Como novedad, los manifestantes incorporaron críticas a las grandes fortunas del país que han prometido donaciones millonarias para restaurar Notre Dame y a quienes reprocharon no tener la misma generosidad con los problemas sociales del país.

"Gracias por acordarse de Notre Dame, pero no se viden de Los Miserables", se leía en una pancarta que recordaba dos de las más célebres obras de Victor Hugo.

En los aledaños de la plaza de la República, grupos de radicales comenzaron a destruir mobiliario urbano y escaparates comerciales, además de incendiar varios vehículos.

Las fuerzas del orden respondieron lanzando gases lacrimógenos y pelotas de goma para dispersar a los violentos, lo que generó disturbios y enfrentamientos.

Una vez reunidos todos los manifestantes en la plaza de la República, los antidisturbios pudieron controlarles de forma más clara, lo que no evitó algunos enfrentamientos.

El resumen fue que la jornada se saldó con menos disturbios que el pasado 16 de marzo, algo que fue aplaudido por el presidente de la asociación de comerciantes de París, François Palombi.

"Nos congratulamos de que, por fin, el Gobierno se haya tomado en serio el asunto", declaró a la televisión "BFMTV", y destacó que las constantes protestas de los "chalecos amarillos" y los actos violentos asociados han provocado un hundimiento de sus ventas.

Como en París, en el resto del país también registraron manifestaciones pacíficas, solo alteradas por algún disturbio puntual.

El Ejecutivo, que había previsto la llegada a la capital de unos 2,000 radicales violentos, se congratuló del funcionamiento de su dispositivo de seguridad.

Macron tiene previsto desvelar el próximo jueves las medidas adoptadas para responder a las demandas de los "chalecos amarillos".

Tras haber anulado el pasado lunes el discurso en el que iba a hacerlo, lo hará en una conferencia de prensa en el Elíseo, la primera en solitario desde que accedió al cargo hace casi dos años.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...