19 de junio de 2019 notifications
menu
Internacional

Trump buscó controlar indagación sobre Rusia

Los abogados del presidente dicen que actuó dentro de sus poderes constitucionales

AP
WASHINGTON, EUA, viernes 19 de abril 2019, actualizada 9:14 am

Enlace copiado

El esperado reporte del fiscal especial Robert Mueller reveló el jueves que el presidente Donald Trump trató de controlar la investigación sobre la injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 y de despedir a Mueller para evitar que investigara una posible obstrucción de la justicia por parte del mandatario.

El reporte de Mueller exhibe varios episodios en los que Trump ordenó a subordinados que trataran de influir o restringir la investigación sobre Rusia luego de que el fiscal especial fue nombrado el 17 de mayo del 2017. Esas órdenes "fueron mayormente infructuosas, pero eso fue en gran medida porque las personas allegadas al presidente se negaron a cumplir sus órdenes o llevar a cabo sus pedidos", escribió Mueller.

Tras casi dos años, el informe expurgado ofrece información cautivante en dos volúmenes y 448 páginas.

En un momento especialmente dramático, Mueller reportó que Trump estaba tan perturbado por el nombramiento del fiscal especial, que se recargó en su sofá y dijo: "Dios mío. Esto es terrible. Es el fin de mi presidencia. Estoy jo**do".

Trump se dispuso entonces a salvarse.

En junio de ese año, dice el informe, Trump ordenó al abogado de la Casa Blanca Don McGahn que llamara al secretario de Justicia interino Rod Rosenstein, quien supervisaba la investigación, y le dijera que Mueller debía de ser separado de su puesto porque supuestamente tenía conflictos de interés. McGahn se rehusó a hacerlo, optando por renunciar en vez de desatar lo que consideró una posible Masacre de Sábado por la Noche, como los despidos ocurridos durante el escándalo Watergate.

Dos días después, el presidente trató de nuevo de alterar el curso de la investigación, al reunirse con el exadministrador de su campaña Corey Lewandowski y dictarle un mensaje para que lo pasara al entonces secretario de Justicia Jeff Sessions. El mensaje era que Sessions debería decir públicamente que la investigación era "muy injusta" con el presidente, y que Mueller debería limitar su pesquisa a "la investigación sobre injerencia en elecciones futuras". El mensaje nunca fue entregado.

Las conclusiones del reporte reflejan las del memo publicado por el secretario de Justicia William Barr hace un mes: no hubo colusión con Rusia, ni un veredicto claro de obstrucción, pero agrega nuevos detalles sobre los intentos de Trump para hacer fracasar la investigación.

Con la vista puesta en el futuro, ambos partidos ya estaban usando los hallazgos para amplificar los ensayados argumentos sobre la conducta de Trump. Los republicanos lo calificaron como una víctima de acoso, mientras que los demócratas lo describieron como un presidente que excede su autoridad con el fin de sabotear una investigación.

El Departamento de Justicia divulgó el jueves por la mañana en internet una versión expurgada del informe, 90 minutos después de que Barr diera su última evaluación sobre los hallazgos en una conferencia de prensa. La nación, el Congreso y la Casa Blanca lo examinaron atentamente, ya sea en internet, vía disco compacto enviado a los legisladores o en carpetas de hojas sueltas distribuidas a los periodistas.

La divulgación del informe representa el cierre de una larga investigación de casi dos años, y al mismo tiempo el inicio de una nueva guerra partidaria.

Trump declaró desafiante que era "un buen día" y tuiteó "Fin del juego" en una tipografía similar al logotipo de la serie "Game of Thrones". Para la tarde ya se encontraba en el aire rumbo a su club privado de Mar-a-Lago en Florida acompañado por su esposa Melania para pasar los feriados de Semana Santa, sin hacer más comentarios.

Los legisladores republicanos también se sintieron reivindicados.

El líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, dijo que era hora de dejar atrás la iniciativa de los demócratas de "vilipendiar a un opositor político". El legislador dijo que el informe no proporcionó "la evidencia imaginaria" que los demócratas habían intentado obtener.

Brad Parscale, gerente de la campaña de Trump, dijo que ya era hora de contraatacar a los demócratas e "investigar a los mentirosos que instigaron esta investigación falsa".

Pero los demócratas consideraron parcial la precipitada conferencia de prensa de Barr e indicaron que el informe muestra detalles preocupantes sobre la conducta de Trump en la Casa Blanca.

En un comunicado conjunto, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, escribieron que "una cosa sí está clara: el secretario de Justicia Barr presentó una conclusión de que el presidente no obstruyó la justicia, mientras que el informe de Mueller parece socavar ese hallazgo".

El presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos de la cámara baja, Jerrold Nadler, agregó que el reporte "esboza evidencia preocupante de que el presidente Trump participó en obstrucción de la justicia y otras acciones ilegales". Le envió una carta al Departamento de Justicia pidiendo a Mueller que testificara ante su panel "a más tardar el 23 de mayo", y dijo que emitiría un citatorio para recibir el informe completo del fiscal especial y los materiales subyacentes.

En un indicio de los enfrentamientos por venir, Nadler dijo que la investigación era un trabajo "increíblemente riguroso" que preservaría la evidencia para indagaciones futuras.

Barr dijo que no objetaría que Mueller se presente a testificar.

Trump nunca fue interrogado en persona, pero el apéndice del reporte incluye 12 páginas de sus respuestas escritas a preguntas efectuadas por el equipo de Mueller.

Mueller consideró que las respuestas escritas de Trump -llenas de "no lo recuerdo"- eran "inadecuadas". El equipo sopesó emitir un citatorio para obligar al presidente a presentarse en persona, pero finalmente decidió no hacerlo tras sopesar la probabilidad de una larga batalla legal.

En sus respuestas escritas, Trump dijo que su comentario durante un mitin político en 2016 solicitándoles a hackers rusos que ayudaran a encontrar correos electrónicos borrados del servidor privado de Clinton fue efectuado "en broma y sarcásticamente", y que él no recordaba que le hubieran dicho durante la campaña de alguna iniciativa rusa para infiltrar o hackear sistemas de cómputo.

Pero Mueller dijo que, cinco horas después del comentario de Trump, funcionarios militares de inteligencia rusos atacaron cuentas de correo electrónico vinculadas con la oficina de Clinton.

Mueller evaluó 10 incidentes por posible obstrucción de la justicia, y concluyó que no podía determinar contundentemente que Trump hubiera incurrido en obstrucción criminal. Estos episodios incluyen el despido del director del FBI James Comey por órdenes de Trump, la orden del presidente a sus subordinados de que despidieran a Mueller y los intentos de alentar a los testigos a no cooperar.

Los abogados del presidente han dicho que Trump actuó dentro de sus poderes constitucionales, pero el equipo de Mueller consideró que los incidentes merecían una investigación por posibles actos criminales.

En cuanto a la cuestión de si el equipo de campaña de Trump se había coludido con Rusia durante la campaña presidencial de 2016, Mueller escribió que la campaña "esperaba beneficiarse electoralmente de información robada y difundida a través de iniciativas rusas".

Pero Mueller dijo que los investigadores habían mencionado que "aunque la investigación identificó numerosos vínculos entre individuos relacionados con el gobierno ruso e individuos asociados con la campaña de Trump, la evidencia fue insuficiente para respaldar la presentación de cargos penales".

Trump le dijo a Mueller que "no recordaba" haberse enterado de antemano sobre la polémica reunión en la Torre Trump entre representantes de su campaña y una abogada rusa. También dijo que no recordaba haber recibido información sobre los correos electrónicos sobre los preparativos de la reunión, que prometían revelar información negativa sobre la campaña de Clinton.

En general, el presidente negó tener conocimiento de algún gobierno extranjero que quisiera ayudar a su campaña, incluido el gobierno ruso. Dijo que estaba al tanto de informes que indicaban que el presidente ruso Vladimir Putin había hecho "comentarios halagadores" sobre él.

Las opacas respuestas del mandatario

Estas son las claves del único intercambio conocido entre Trump y sus investigadores, incluido en la versión desclasificada del informe que se hizo pública ayer:

=>1. “NO LO RECUERDO”: LA FRASE FAVORITA DE TRUMP.- Con la ayuda de sus abogados, Trump respondió en menos de 2,500 palabras a las más de 60 preguntas que le hizo Mueller. En ese texto, Trump “dijo en más de 30 ocasiones que no se ‘acordaba’ o no tenía un ‘recuerdo independiente’ de la información” que solicitaba Mueller, según el informe del fiscal especial. Esa aparente amnesia del presidente se aplica, por ejemplo, a si conversó alguna vez sobre WikiLeaks con su excolaborador Roger Stone, y también a si sabía o no que esa plataforma planeaba publicar información dañina sobre los demócratas en 2016. “Ese fue uno de muchos meses ajetreados, dentro de una campaña que nunca paraba”, se excusó en una de sus respuestas Trump. “Han pasado más de dos años de eso y no tengo ningún recuerdo al respecto”, recalcó en otra ocasión el mandatario, que ha presumido varias veces en público de su prodigiosa memoria.

=>2. ¡ERA BROMA!- Trump se amparó en la comedia para justificar al menos un comentario que hizo en el pasado y que inquietó al fiscal especial. “Hice esa declaración de broma y sarcásticamente, como era aparente para cualquier observador objetivo”, indicó Trump, en referencia a cuando pidió a Rusia, durante un acto de campaña en julio de 2016, que “encontrara los 30,000 correos electrónicos desaparecidos” del servidor de correo electrónico de su rival demócrata en esas elecciones, Hillary Clinton. La Casa Blanca afirmó esta semana que Trump también bromeaba cuando aseguró en 2016 que “amaba” aWikiLeaks y que le encantaba leer sus revelaciones. En sus respuestas a Mueller, el mandatario asegura que ya no recuerda las conversaciones que pudo mantener con su equipo acerca de esa plataforma, y que tampoco “recuerda” haber planteado nunca la posibilidad de indultar a su fundador, Julian Assange.

=>3. ¿QUÉ PASÓ EN LA TORRE TRUMP?.- Uno de los temas que investigó Mueller fue la reunión que mantuvieron en la Torre Trump de Nueva York, el 9 de junio de 2016, el hijo del ahora mandatario, Donald Jr.; su yerno, Jared Kushner; y su entonces jefe de campaña, Paul Manafort, con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya. Según los correos electrónicos filtrados de Donald Jr., este esperaba obtener información comprometedora sobre Clinton en esa cita, y el equipo de Mueller quería averiguar cuánto sabía Trump de los aparentes planes de su hijo de coordinarse con una figura rusa. “No recuerdo haberme enterado en ese momento de que Donald Trump Jr., Paul Manafort o Jared Kushner estuvieran pensando en participar” en esa reunión, aseguró Trump a Mueller. El mandatario reconoció que su calendario “refleja” que él se encontraba en la Torre Trump durante “porciones de los días” previos al encuentro y el mismo día 9, cuando tenía programada una reunión con Manafort, pero no “recuerda” si finalmente se vio con él. El informe concluye que Trump “dictó” en 2017 el primer comunicado oficial sobre la reunión, que omitió el hecho de que su hijo tenía la intención de obtener datos sobre Clinton, pero el fiscal especial no encontró “pruebas documentales” que demuestren que el presidente se enteró en 2016 de que la reunión tuvo lugar.

=>4. LA PRESUNTA INJERENCIA RUSA.- Trump garantizó a Mueller que “no recuerda” que le informaran “durante la campaña de esfuerzos de funcionarios rusos para reunirse” con él o con altos cargos de su campaña. Pero Trump dejó sin contestar varias preguntas de Mueller, entre ellas, la de si cuando era presidente electo, habló con su equipo sobre levantar sanciones a Rusia, o si se planteó establecer una línea de comunicación no oficial con Moscú.

=>5. EL PROYECTO DE MOSCÚ.- Trump minimizó su implicación en el proyecto de su empresa para construir una torre en Moscú, que generó escrutinio porque su exabogado personal, Michael Cohen, mintió al Congreso sobre la duración de las negociaciones relacionadas con ese plan inmobiliario que no llegó a concretarse. “Michael Cohen me lo propuso (...). Tuve pocas conversaciones con él sobre este tema. Las recuerdo breves y poco memorables. La propuesta no me entusiasmaba”, zanjó el mandatario.

Celebra su ‘victoria’ al estilo Games of Thrones

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió ayer a recurrir a la popular serie “Game of Thrones” para pavonearse en Twitter, en esta ocasión por las declaraciones del fiscal general, William Barr, quien dijo que la investigación de la trama rusa no ha hallado pruebas en su contra.

“Ni conspiración, ni obstrucción. Para los que me odian y los izquierdistas radicales demócratas... Game over (fin de la partida, en español)”, señaló Trump en un mensaje divulgado en las redes sociales, minutos después de que Barr hablara del informe del fiscal especial Robert Mueller y enviara una versión censurada al Congreso.

“Estoy teniendo un buen día, lo han llamado ‘no conspiración, no obstrucción’”, aseguró Trump poco después durante un acto en la Casa Blanca con veteranos del Ejército.

“Nunca la hubo, y nunca la habrá. Tenemos que llegar al fondo de estas cosas (...). Esto nunca debería pasarle a ningún otro presidente de nuevo, esta farsa”, añadió el presidente.

Trump divulgó su tuit como un montaje que imitaba la estética -incluida la tipografía- de la popular serie que el pasado domingo comenzó su última temporada.

En la imagen, se puede apreciar a un Trump, de espaldas, mirando a un horizonte invisible por la niebla.

Horas después, la cadena estadounidense HBO hizo una declaración en la que pide, sin mencionar directamente el mensaje en Twitter de Trump, que sus contenidos no sean utilizados con fines políticos.

“Aunque podemos entender el entusiasmo por ‘Game of Thrones’ ahora que la temporada final ha llegado, todavía preferimos que nuestra propiedad intelectual no se use para propósitos políticos”, indicó HBO en una declaración pública.

No es la primera vez en que el presidente estadounidense recurre a “Game of Thrones” para darle mayor notoriedad a sus mensajes en las redes sociales.

El pasado mes de noviembre, Trump recurrió a un montaje similar para advertir a Irán de la inminente imposición de sanciones, y también recibió una respuesta similar de HBO.

En esa ocasión, publicó en Twitter una imagen en la que aparecía él mismo, con semblante serio, junto a un texto en una tipografía similar a la de la popular serie en el que se leía: “Se acercan las sanciones”, parafraseando el “Winter is coming” (“se acerca el invierno”) que tantas veces han pronunciado los personajes.

El tuit de hoy fue publicado después de que Barr repitiera en una rueda de prensa que no hay “pruebas suficientes” de que Trump obstruyera la justicia durante la investigación sobre la trama rusa e insistiera en que “no hubo conspiración” del mandatario con Rusia.

La investigación de Mueller ha desembocado en la presentación de un total de 191 cargos criminales contra 35 individuos -seis de ellos próximos a Trump y otros 26 de nacionalidad rusa-,cinco de los cuales se han declarado culpables y ya han sido condenados.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...