16 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

¿Va México a un desastre climático?

YO RÍO LIBRE

JULIO CÉSAR RAMÍREZ
sábado 16 de marzo 2019, actualizada 9:11 am


Enlace copiado

De acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INEEC), México no está cumpliendo la estrategia nacional de cambio climático. Esto es, que la política energética contraviene los compromisos climáticos adscritos en los acuerdos de París.

El INECC señaló en su evaluación estratégica de la política nacional en materia de cambio climático, que las acciones que se estaban tomando desde el gobierno de México para reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), están siendo borradas por completo para dar paso a energías altamente contaminantes.

Greenpeace señala el contexto: Los cien primeros días del gobierno de Andrés Manuel López Obrador se cumplieron en medio de una crisis climática insostenible que tiene a cientos de miles de personas protestando alrededor del mundo debido a la inacción de los tomadores de decisiones; de una grave situación de contaminación atmosférica en el país que provoca la muerte prematura de al menos 17 mil personas cada año y de instituciones gubernamentales como el INECC advirtiendo que las estrategias climáticas no se están cumpliendo.

Destaca Greenpeace cinco de las decisiones del presidente López Obrador en torno a la política energética del país "que nos colocan en una trayectoria que nos aleja del combate al cambio climático y que muestran que el medio ambiente, en los hechos, no resulta un tema relevante, a pesar de que el mismo ejecutivo haya declarado que "no podríamos, de ninguna manera, llevar a cabo una actividad económica, por importante que sea, afectando el medio ambiente, contaminando el agua, dañando el territorio".

Enumera, primero, el plan nacional de refinación, que busca reconvertir el sistema de refinación, que hasta el momento está diseñado para procesar crudo ligero, a crudo pesado (el tipo de petróleo dominante en las reservas mexicanas) junto con la construcción de una refinería más en el municipio de Dos Bocas, Tabasco, con el objetivo de aumentar la producción de combustibles refinados a un millón 600 mil barriles diarios entre diésel y gasolina.

Segundo, la cancelación de la cuarta subasta energética en plazos, donde la energía renovable es más competitiva que los combustibles fósiles.

Tercero, el anuncio de la reactivación del sistema de plantas termoeléctricas.

Cuarto, el plan de incremento de la extracción de petróleo, incluso a través de fracking (método que el mismo López Obrador declaró públicamente que no usaría en su administración)

Quinto, la reducción de recursos asignados para mitigación y adaptación de los efectos del cambio climático en 36% respecto al del 2018.

Greenpeace promueve un amparo contra la reducción del presupuesto en materia de cambio climático.

No se puede hablar de soberanía si se sigue anclado y dependiendo de los combustibles fósiles.

La luz de alerta indica que México está a tiempo de dar un giro y alinear su política económica a la muy necesaria política climática.

Por tal motivo, la exigencia a López Obrador es que disminuya el uso de combustibles fósiles en aras de cumplir los acuerdos climáticos ratificados en los Acuerdos de París, que cumpla la estrategia climática asentada en la Estrategia Nacional de Cambio Climático y la Ley de Transición Energética, que prohiba de manera inmediata el uso de la fractura hidráulica, fracking, para la extracción de hidrocarburos y que fortalezca la política de calidad del aire que actualmente no es consistente con las recomendaciones para un ambiente sano de la Organización Mundial de la Salud.

Aunque para ser más claros e ir al fondo, a la verdadera causa del conflicto climático global, como dice el filósofo y ecologista Jorge Riechman: el cambio climático es el síntoma pero la enfermedad es el capitalismo.

Abunda: El calentamiento global, siendo una realidad devastadora, es sólo la manifestación de otras dinámicas que deberíamos atajar si queremos evitar el apocalipsis climático hacia el que nos dirigimos. "Nuestro principal problema ambiental es la extralimitación ecológica, el choque de las sociedades industriales contra los límites biofísicos de la Tierra".

Entonces, ¿qué empuja al mundo a seguir enalteciendo el crecimiento económico pese a saber que conduce a la destrucción?

Dice: "El capitalismo, cuya dinámica es autoexpansiva y deniega cualquier salida alternativa. Para hacer frente al cambio climático deberíamos cuestionarnos antes los resortes básicos del capitalismo, algo que parece prohibido".

@kardenche
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...