24 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nacional

Ola migrante trae a personas desde Haití, África y Asia

Los extranjeros detallaron que muchos sufrieron asaltos, tanto de la delincuencia como de policías en Centro y Sudamérica

AGENCIAS
TAPACHULA, CHIAPAS, martes 12 de marzo 2019, actualizada 7:44 am

Enlace copiado

Poco más de medio millar de migrantes y refugiados de África, Haití y Asia se entregaron de forma voluntaria al Instituto Nacional de Migración (INM) los últimos días de febrero y la primera semana de marzo para solicitar el oficio de salida que les permita continuar su viaje a Estados Unidos o Canadá para solicitar refugio.

Los extranjeros ingresaron por la frontera de Guatemala y provienen en su mayoría del Congo, Camerún, Angola, Senegal, Sierra Leona, Nepal, Uganda, India, Sri Lanka, Bangladesh y Haití, entre otras naciones.

Los migrantes, que salieron de la estación Siglo 21, en México, denunciaron que fueron objeto de discriminación y maltrato por el color de su piel al interior de la instalación gubernamental, donde permanecieron seis días para tramitar su documentación.

"Mucha discriminación en México, mucha discriminación", insistían mientras mostraban el color de su piel. Acusaron que por la mañana eran bañados a "manguerazos" con agua fría y dormían en el área de los sanitarios y en el piso.

"Primero comen los blancos y nosotros poquito de lo que sobra una vez al día", detallaron en español.

También denunciaron que centroamericanos presuntamente consumen drogas como marihuana en el interior de la estación migratoria. "Muchos fuman cigarros y marihuana, [hay] mucho maltrato [hacia] nosotros, [en] México [hay] mucha discriminación", insistieron.

PADECEN AFUERA DE ESTACIÓN

Durante un recorrido realizado por en la explanada de la estación migratoria de Tapachula, se observó a unos 200 migrantes, entre ellas mujeres embarazadas y con menores edad, quienes duermen en las jardineras y piso de concreto, cobijados por las sombra de árboles, con temperaturas de hasta 40 grados.

Los originarios de África y Haití acusaron que desde hace una semana no han podido ingresar a la estación migratoria para tramitar el oficio de salida o salvoconducto para continuar su viaje al norte del país.

Los migrantes, quienes declinaron proporcionar su nombre por temor a represalias, explicaron que no cuentan con recursos para pagar un hospedaje ni alimentación para sus familias, puesto que han gastado más de 4 mil dólares en el viaje, que duró entre uno y tres meses.

Los extranjeros detallaron que muchos sufrieron asaltos, tanto de la delincuencia común como de policías en Centro y Sudamérica, además de que han desembolsado recursos para el pago de coyotes para cruzar la selva de Venezuela y Colombia, gastos de transporte, comida y hospedaje.

Relataron que para salir del Congo o Camerún tuvieron que comprar un boleto de ida y vuelta -con un costo de mil 500 dólares- hasta Colombia, Venezuela, Perú o Ecuador; de ahí viajaron a Panamá, Costa Rica, Nicaragua, algunos a Honduras y El Salvador, Guatemala y posteriormente, cruzaron a México.

Los extranjeros de nacionalidades restringidas -como los identifica el INM- tienen que tramitar privados de su libertad en la estación migratoria Siglo 21 el oficio de salida o salvoconducto que les permite permanecer en el país hasta 20 días y después deberán de salir.

LLEGAN A AMÉRICA POR VENEZUELA

Desde hace días, Andrea, con ocho meses de embarazo, su esposo Roger y su hijo Anderson, de un año, duermen en una de las jardineras de la explanada de la estación migratoria Siglo 21, junto con otros 200 migrantes de Asia, África y Haití, quienes se entregan de forma voluntaria al Instituto Nacional de Migración (INM) para tramitar el oficio que les permita transitar por el país y llegar a la frontera con Estados Unidos.

Roger, de Camerún, y Andrea, de República Democrática del Congo, en África, se conocieron hace casi tres años, cuando él se dedicaba a la comercialización de serigrafía. "Viajaba al Congo cuando era comerciante de tinta para imprimir dibujos en playeras, y ahí conocí a mi mujer", explica con su poco español.

El joven, de 27 años, refiere que por la crisis política que atraviesan ambos países se vieron en la necesidad de emigrar hacia Estados Unidos para solicitar refugio.

"Salimos el 3 de agosto del año pasado, tomamos un avión de Camerún a Venezuela y cruzamos caminando la selva a Colombia, muchos días caminamos con el niño y ella embarazada, sólo comimos un poco de pan y agua por tres días que caminamos", detalla.

Indica que han gastado más de 4 mil dólares entre boletos de avión, pago de guías o coyotes para cruzar la selva colombiana y Venezuela, que cobran hasta mil 500 dólares; hospedaje, alimentación, transporte terrestre y hasta sobornos a policías de algunos países sudamericanos para no ser detenidos.

Relata que en países como Costa Rica, Ecuador, Honduras y Guatemala, las autoridades migratorias les otorgan un lugar para dormir, con agua para aseo personal y comida, contrario a lo que pasa en México, donde tardan varios días en darles el documento de salida e incluso enfrentan actitudes racistas.

LA ESPERA

Roger ingresó voluntariamente a la estación Siglo 21 a finales de febrero para comenzar su trámite. Allí permaneció entre cinco y siete días, y aunque considera que debía ingresar junto con su esposa e hijo, por ser de nacionalidades diferentes tendrían que realizar el papeleo por separado, les explicó un agente de migración.

Entró preocupado por la salud de su esposa y la falta de dinero, pues la mujer de 25 años sufre dolores en el vientre y tiene náuseas: "No puedo pagar hotel, no tengo dinero, mi esposa se queda afuera con mi hijo sin dinero para comer".

En tanto, Andrea y su hijo esperaban recostados sobre un cartón sucio para poder acceder a la estación Siglo 21 y tramitar su documento de salida, el cual les ordena abandonar el país en un lapso de 20 días por cualquiera de las fronteras de México. En este caso viajarán a la ciudad de Tijuana.

No puedo pagar hotel, no tengo dinero, mi esposa se queda afuera con mi hijo sin dinero para comer”.— ROGER, migrante de Camerún quien se encuentra la estación Siglo 21
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...