21 de mayo de 2019 notifications
menu
Columnas Social

Las palabras tienen la palabra

Algunos son gentiles, otros no

Columna póstuma de Juan Recaredo
NOSOTROS, jueves 21 de febrero 2019, actualizada 9:34 am


¿De dónde son los japoneses? Pues de Japón. ¿Y los nipones? Pues de Japón también. Ambos son sus gentilicios, aunque algunos de ellos no se derivan del nombre del lugar geográfico de nuestra procedencia, sino de algún hecho histórico o arcaico.

Todos tenemos un gentilicio… o varios. El gentilicio es el adjetivo que designa nuestro lugar de procedencia.

Nosotros somos mexicanos, pero de repente saldrá alguien que nos llame aztecas, como a los argentinos les decimos gauchos y a los uruguayos charrúas, mientras que los chilenos son los huasos. Esos son personajes populares, típicos del pueblo, como sería el charro en México.

Los magiares son los húngaros, así se les conoce por el nombre que les viene de una denominación anterior de su nación. De igual manera, los nacidos en Buenos Aires son bonaerenses, pero también se les conoce como porteños y todo hace aparecer que sus habitantes fijos o flotantes piensan que Buenos Aires es el único puerto del mundo.

Los que nacieron en Tánger son tangerinos, los de Troya fueron los troyanos y por favor no se vaya a confundir con la famosa marca de preservativos. Los de Venecia son los venecianos, pero los lusitanos, ¿de dónde son? Esos son de Portugal.

Lo que debemos hacer es diferenciar muy claramente los que son verdaderamente gentilicios y los que sólo son apodos. Esto lo señalo especialmente porque, en el manual de ortografía de la Real Academia Española, en un tiempo apareció la palabra "chilango" como gentilicio de los nacidos en la Ciudad de México.

Chilango aparece en el diccionario como un adjetivo coloquial de México, pero tiene ciertos tintes peyorativos y por tal razón - todavía - no se considera como un gentilicio oficial.

A los dominicanos se les llama también quisqueyanos, a los puertorriqueños o portorriqueños se les conoce como boricuas y los de Veracruz se hacen llamar jarochos. Los de Costa Rica usan muy frecuentemente el diminutivo, pero no como nosotros, que lo aplicamos con su terminación en -ito. Para ellos, lo más usual es la terminación en -ico. Espérame un ratico, tan sólo un poquitico. Esta costumbre ha hecho que a los costarricenses se les identifique simplemente como TICOS.

Dime de dónde eres y te diré tu gentilicio… o de perdido algún adjetivo.

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: donjuanrecaredo@gmail.com. Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

José Luis Morán: quiere saber si la expresión "imprimido" es correcta.

LE RESPONDO:

Sí, es correcto. Generalmente, imprimido se usa como acción del verbo imprimir e impreso se usa como sustantivo, pero se pueden usar las dos formas indistintamente.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

Dios mío: ¡quítame lo pobre! Que lo feo se me quita con dinero.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...