25 de mayo de 2019 notifications
menu
Columnas Finanzas

Enfoques

JESÚS CAMPOS VILLEGAS
martes 29 de enero 2019, actualizada 9:07 am


Definitivamente la ruta que sigue el nuevo Gobierno, es sobre la base de que el presidente López Obrador pretende a toda costa cumplir todas las promesas que realizó en su campaña lo cual desde luego se le reconoce y también algunas de ellas son de aplaudir lo que ya había comentado en uno de mis artículos como son entre otros pero los destaco nuevamente: Cambios a la figura presidencial, el Paquete Económico 2019 destacando un programa austero, reducción del Gasto Público y evitar crecer en la deuda externa así como lograr que la deuda pública se mantenga estable en relación al PIB. lo cual ratificó recientemente Carlos Urzúa secretario de Hacienda manifestando que la deuda se ubique en un nivel de 45.3% del PIB para éste año; además del combate a la corrupción, inseguridad y lucha contra la pobreza con un marco de austeridad que es notorio en lo que estamos apreciando.

Sin embargo lo que también tenemos que refutar es que a pesar de tener méritos su propuesta de gobierno, inquieta la forma de tomar algunas de las acciones emprendidas cuyos resultados colaterales denotan falta de previsión o improvisación pensando un servidor que falta lo que en cualquier empresa privada que no es limitativo para el sector público, un Plan de Negocios o Estrategias definidas que permitan valorar y definir éxitos, riesgos, costos y en éste caso impacto en la economía del país con sus efectos en la sociedad en todos los niveles.

De lo anterior se deriva los daños colaterales por la cancelación del Aeropuerto Internacional de Texcoco, la recompra de los Bonos por ésta obra, la lucha frontal por el robo de gasolina que por años a infringido una sangría al erario en PEMEX, independientemente de otros abusos que desconocemos pero intuimos y para colmo aún falta la intención de inyectar más recursos a esta empresa que desde luego es emblemática para nuestro país, pero el hecho de saber que se está pensando en otras refinerías e incluso a la misma operación en vez de pensar en todo caso en proyectar inversiones para la exploración y producción de más petróleo sin tener una garantía de que sea redituable y que los cambios sean para una transición ordenada y conveniente además de la orientación de precios y mercados del exterior para conocer hacia donde va el mundo como un diferente orden energético según sean las estrategias que marquen las potencias mundiales cuya mayoría son precisamente las que mayor consumo demandan; para no perderme en elucubrar en otros asuntos científicos, políticos y económicos pero considero que se tomarán en cuenta por los especialistas del tema antes de tomar las decisiones a las que me refiero y que el Presidente con sus Ministros responsables tomen riesgos que afecten al país y que al menos a muchos de los sectores de la sociedad nos inquieta y con mayor razón a inversionistas, analistas y firmas calificadoras están esperando que sigue para transitar a pesar de que los indicadores económicos se sostienen por el momento seguimos en el suspenso de mayores acciones que se pretendan implementar.

Lo anterior me lleva a terminar éste artículo mencionando las repercusiones que se tienen por la gran tragedia enTlahuelilpan, Hgo. las pérdidas humanas, el desabasto en varios estados con la desesperación de los consumidores, el paro en la refinería en Guanajuato, la compra de camiones por el gobierno federal para transportar combustible sin la debida información sobre la eficacia de éste medio para solucionar el problema del desabasto como ya han criticado algunos conocedores de la materia; sin olvidar el reciente problema por la huelga de maquiladoras en Matamoros Tamps. que aparentemente ya se resolvió con grandes pérdidas y el peligro de que el Sindicato de Obreros Industriales y de la Industria Maquiladora continúen con más presiones hacia éste sector y que más se puede agregar a los costos que está ocasionando el bloqueo de tránsito carretero y ferroviario en Michoacán que también repercutirá en la economía cuando se cuantifique las pérdidas por sectores que esto representa y la incertidumbre e imagen de nuestro país hacia el exterior.

A propósito ¿que expectativas tenemos por los problemas Geopolíticos y económicos de las principales potencias en el mundo ? por razones de espacio y paciencia de quienes se atreven a leer ésta columna, abordaré primero Dios dichos temas.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...