21 de marzo de 2019 notifications search
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 23 de enero 2019, actualizada 8:18 am

En medio de las broncas múltiples que trae el Metrobús con los paraderos, las obras y los autobuses rojos y verdes de las rutas Torreón-Gómez Lerdo, cuentan los subagentes que se espera que hoy se dé el “madruguete” para el aumento a la tarifa de transporte urbano colectivo en Torreón. Nos reportan que se tiene programado que este miércoles se discuta en la comisión correspondiente el dictamen para incrementar el pasaje de 12 a 15 pesotes para los autobuses urbanos, con todo y el servicio para nada eficiente que actualmente otorgan. Dicen que los transportistas se apersonarán en el edificio público más caro de la ciudad para dialogar con los regidores sobre la necesidad de elevar la tarifa, una propuesta que, según los subagentes, ya está más que planchada con las autoridades municipales.

El argumento de los concesionarios del autotransporte es que no ha habido un incremento desde hace años y que los precios de los insumos, o sea, el combustible, han aumentado considerablemente. Además, quieren seguir los pasos de los concesionarios de La Laguna de Durango, en donde se autorizó el año pasado el aumento del pasaje. El problema es que estas alzas se dan sin compromiso por parte de quienes ofrecen el servicio para mejorar el trato a los usuarios y las unidades, varias de ellas en condiciones deplorables. Cuentan que a los transportistas les urge que se autorice el aumento porque no quieren llegar a las pláticas del modelo de negocio y la tarifa del Metrobús con el valor actual, es decir, quieren partir de un piso más alto para poder exigir mejores pasajes para ellos. Lo más triste de todo este asunto es que tal parece que quien debiera ser la estrella de todo este proceso y servicio, el usuario, ha sido relegado al rol de mero expectador.

***

En Gómez Palacio, el asunto de los cheques que presuntamente expidió el Ayuntamiento a favor de los panistas Rómulo y Gina Campuzano, generó la curiosa reacción inmediata de la administración herrerista que salió a desmentir la autenticidad de los mismos. Las generosas cantidades que exhiben dichos documentos, 25,796 pesos que supuestamente se pagaron al secretario general del PAN estatal y 65,656 pesos a la exdiputada Gina Campuzano, fueron la comidilla de cafés durante los últimos días, mientras que los aludidos atribuyeron este hecho a la guerra sucia que ya está en marcha a unos días de que los partidos políticos definan precandidatos a las presidencias municipales. Concretamente, señalaron como responsable al alcalde de Durango, José Ramón Enríquez, mientras que el contralor municipal, Javier Calderón, se limitó a presentar una denuncia penal por la falsificación de los documentos que, aseguró, no fueron expedidos por la Tesorería Municipal. Gina Campuzano es figura muy cercana a la alcaldesa, Leticia Herrera Ale, de ahí que la publicación de dichos cheques en redes sociales haya despertado múltiples comentarios.

***

En la llamada Ciudad Jardín cada vez suceden cosas mas raras, al margen de los 15 “ante precandidatos” a presidente municipal que hay, suspirantes hasta ahora del PRI y del PAN, por lo que faltan los de Morena y PRD. ¡Jesús aplaca tu ira! Cuentan que más allá de esta efervescencia en le municipio de Lerdo ya se maquina lanzar una licitación del servicio de alumbrado público “a modo” para que gane una empresa en particular (de esas cosas extrañísimas que jamás en la vida se ven en el gobierno, mucho menos por estas tierras). Según dicen algunos panistas del municipio, existe toda la intención de beneficiar a una empresa que anda muy interesada, visión que por supuesto no comparte la primera suspirante a presidenta municipal, y dicho sea de paso, actual alcaldesa de Lerdo, María Luisa González Achem. Total que mientras la primera autoridad se ha visto muy ocupada y muy activa por aquí y por allá en “ante precampaña” -perdón, atendiendo las necesidades de la población- a través de programas municipales que -oh, casualidad- la acercan a la gente al regalar útiles, objetos deportivos, bultos de cemento y un sinfín de apoyos por el invierno en ejidos, en la Presidencia Municipal todavía no hay acuerdo en cuanto a concesionar el servicio de alumbrado e incluso pudieran darle un revés a la propuesta de doña María Luisa. Dicen los subagentes que curiosamente la empresa que anda interesada en Lerdo es la misma que habría ganado un proyecto similar en el municipio panista de Tlahualilo. ¿Será? El asunto es que como en este último municipio es blanquiazul el está en el poder, no tiene una oposición como en Lerdo que se fije en lo que heredarán las próximas cuatro administraciones municipales, asunto que es considerado una nimiedad para el actual gobierno municipal. Más allá de esto, lo cierto que eso de privatizar el servicio de alumbrado público en la región se ha vuelto una moda a raíz de la licitación en Torreón hace unos años. ¿Tan bueno será el negocio? Conste que es pregunta.

***

La lógica en los países serios indica que cuando hay alguna acusación de travesuras por parte de servidores públicos se debe hacer una investigación y, en caso de comprobarse, tomar acciones al respeto. Pero en la realidad de los países de folletín ocurre exactamente lo contrario. Y esto viene a colación por lo que sucede en la Policía Ministerial, hoy llamada de forma rimbombante Agencia de Investigación Criminal, de la delegación Laguna II de la Fiscalía estatal, que abarca los municipios de San Pedro, Madero y Parras. Resulta que hace unos meses, en noviembre para ser exactos, algunos agentes denunciaron tratos, digamos, poco amables por parte de la comandante conocida como “Cinthya”, además de obligarlos a cometer “travesurillas” para justificar trabajo. Cuentan que entre los encargos que se les pedía estaba el de detener a personas sin justificación y sembrarles “malas conductas” con tal de cumplir con una cuota de detenidos por semana. También -dicen- se les “comisionaba” juntar unos cuantos pesillos que debían entregarle a su jefa so pena de recibir castigos. En su momento la denuncia se hizo pública y el director de la Agencia Gabriel Martínez acudió al municipio para “platicar” con los muchachos, pero, según cuentan, lejos de tomar acciones al respecto a la comandante se le “premió” y se le mandó como jefaza de la Policía Municipal de Parras. Pero eso no es todo. Hace unas semanas fueron los comerciantes quienes volvieron a poner la reputación de la comandancia de la Policía Ministerial en el ojo del huracán, pues resulta que con el cambio de Cinthya, quien fungía como segundo a cargo, el “comandante De la Rosa”, subió al puesto y lo primero que hizo, dicen, fue pasar a los ejidos de San Pedro y Madero a presentarse con comerciantes y dueños de negocios de bebidas embriagantes y yonkes, para luego mandar a su “asistente personal” a recaudar la “coperacha” voluntaria para evitar la fatiga de tener que hacer operativos de revisión. La situación desde luego causó harto enojo entre los comerciantes, que ni tardos ni perezosos hicieron pública su queja ante la Incómoda Prensa, aunque de nada ha servido porque el penoso hecho se ha vuelto a presentar, bajo el supuesto argumento de que el comandante es la mano derecha de don Gabriel el director.

***

Cuentan que en el vecino Matamoros es evidente el despliegue de recurso humano y económico que se está aplicando para mejorar la decaída imagen de la ciudad, que gobierna el morenista Horacio Piña, pero dicen que lo es más la falta de organización que hay entre los jefes de las áreas encargadas para ello. Un ejemplo es el área de Comunicación Social, en donde se escogió al profe José de Jesús Aguilera, de quien se dice que poco o nada sabe sobre cuál es la función que desempeña él o sus colegas, por lo tanto -dicen- la responsabilidad descansa en la coordinación de área Marcela de León y en el departamento de Relaciones Públicas, que dirige Brenda Barraza, quienes tampoco se han destacado por su eficiencia, pues es raro que estén al tanto de la agenda de actividades del munícipe, por no hablar de la información que se genera en el Ayuntamiento. Hay quienes dicen que en estas y otras designaciones se antepuso el pago de favores políticos al criterio de efectividad, y he ahí que el jefazo de Comunicación Social funge más como maestro de ceremonias que como estratega de imagen, pues es el encargado de dirigir el programa de los eventos oficiales, y tomando en cuenta el sueldo que percibe, pues bien pudiera hablarse de uno de los animadores más caros de la región. Dicen que un acierto sin duda fue llevar a cabo la atinada idea de transmitir en vivo las sesiones de Cabildo en el portal oficial del Ayuntamiento, para lo cual cada que se reúnen los ediles se contrata los servicios de una agencia productora. Esto contrasta con lo que ocurría en anteriores administraciones, cuando las sesiones eran a puerta cerrada con piedra y lodo y por ningún motivo se avisaba a la Incómoda Prensa. El “pequeño” problema es que el costo que representa la contratación de la productora no parece justificarse ya que hay poco, por no decir nulo, interés de la ciudadanía, pues en la más reciente transmisión sólo 27 personas la siguieron, es decir, casi las mismas que hay en el Cabildo con todo y asistentes. Los maliciosos que nunca faltan comentan que para ese nivel de audiencia lo mejor hubiera sido abrir las puertas de la sala de Cabildo primero y ya en función de la asistencia evaluar si es necesaria la transmisión en vivo. En fin, ojalá puedan despertar el interés de más ciudadanos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...