20 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Lector opina

Foro del Lector


viernes 18 de enero 2019, actualizada 10:05 pm


Enlace copiado

La invariable y eterna corrupción

Uno de los pocos bastiones del priismo reside en Gómez Palacio, Dgo., en el que el H Ayuntamiento, aunque variopinto en su origen partidista, coincide totalmente con el pensamiento político de la alcaldesa, la Sra. Leticia Herrera, quien ha orientado su ejercicio hacia las clases más vulnerables, lo cual no deja de ser loable, pero ha descuidado al Departamento de Tránsito, quien sigue con el nefasto sistema del “tequiliú”, mediante el cual, el pez chico da su moche al pez grande.

La corrupción es un fenómeno complejo y muy arraigado en nuestra sociedad, y quienes detentan y ostentan el poder son quienes la propician, la sugieren, la exigen bajo amenaza de males mayores, mediante la descripción de escenarios peores para los conductores que no conociendo el reglamento de tránsito, tienen que ceder a la tarifa impuesta a criterio las voraces fauces de las autoridades de vialidad.

¿Cuánto cuesta chocar por alcance en una vialidad sin señalética, considerada por el propio oficial de vialidad como vía rápida, en la que el percance automovilístico sólo resulta con daños materiales en los vehículos y ambos están asegurados, y lo peor, el accidente ocurre por la saturación de vehículos en una rúa en mal estado y con mucha circulación? Sé que la respuesta varía según el municipio, pero en Gómez Palacio, sin importar los atenuantes, ronda entre los siete y los ocho mil pesos, contando la grúa, cuyo banderazo cuesta 600 pesos por cada vehículo.

Con alevosía, y la ventaja que da el uniforme y la charola, cual perros hambrientos llegan los oficiales de vialidad al lugar del percance no para desviar la circulación, sino para tomar fotos de todos los ángulos posibles, ostentándose como peritos, sin importarles el embotellamiento que ocasionan con el circo que deliberadamente arman, para hacer sentir a los desafortunados conductores como responsables de todo un “drama” que en realidad no existe.

Yo lo vi y lo oí, nadie me lo contó. El oficial de la voz cantante, lo primero que hace después de fotografiar los vehículos llama a la grúa, sin importar que ambos vehículos puedan funcionar para moverse del lugar del accidente, luego dice al conductor responsable que los vehículos irán al corralón y que deberá pasar el Departamento a pagar la multa que ascenderá por lo menos a 6 mil pesos, sin contar la grúa, el trabajo de enganche y arrastre, y aquí viene el trancazo: “Pero si usted quiere, podemos ayudarle. Denos tres mil pesos y dejamos que ustedes (los conductores) se arreglen con sus ajustadores.

La rúa donde se dio el percance fue a 150 metros del puente del periférico que cruza sobre la carretera a Jabonoso, rumbo, en la que los vehículos que van a San Antonio, el Campanario y otros lugares de esa parte de Gómez, tienen que parar para esperar que la circulación contraria les permita pasar. ¡Pero no hay cajón! ¡Ni siquiera boyas de vialidad, ni flecha! ¡Vaya, esa carretera no tiene ni siquiera líneas que señales los cuatro carriles! Entonces ¿dónde está el trabajo del departamento?, o si nos vamos más arriba, ¿dónde, la atención de la munícipe hacia el desempeño de los departamentos a su cargo?

De lo que aquí he escrito me hago responsable porque fui testigo presencial, y estoy dispuesto a dar la cara para identificar a los abusadores corruptos del departamento vialidad.

Héctor García Pérez

Comarca Lagunera

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...