22 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Finanzas

Modelo recaudatorio, sin cambio para 2019

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO., domingo 30 de diciembre 2018, actualizada 10:31 am

Enlace copiado

Sin una Subsecretaría de Ingresos dentro de la estructura burocrática, la política fiscal que emprenderá el nuevo gobierno, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se seguirá guiando con base en el viejo esquema recaudatorio de impuestos.

Sin una Subsecretaría de Ingresos dentro de la estructura burocrática, la política fiscal que emprenderá el nuevo gobierno, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se seguirá guiando con base en el viejo esquema recaudatorio de impuestos.

Si bien con la aprobación del Paquete Económico 2019 se refrendó la promesa de no aumentar ni crear nuevos gravámenes, el ofrecimiento de aspirar a un sistema tributario más justo y equitativo se hará dando incentivos a los contribuyentes cumplidos y castigando a los evasores.

Se seguirá recurriendo a la vieja política de la zanahoria y el garrote que se ha aplicado en todos los sexenios para la obtención de ingresos tributarios o bien encontrarse con Lolita o Dolores, como rezaba el eslogan de la famosa campaña publicitaria de los años 70, creada por Tere Struck.

De acuerdo con la exposición de motivos que el Ejecutivo planteó para ejercer el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) en 2019, que fue aprobado por mayoría por la Cámara de Diputados el 23 de diciembre de 2018, en la primera parte del sexenio de Andrés Manuel López Obrador la política fiscal será continuar con el objetivo de fortalecer la captación de recursos para el erario público.

Para ello, en tanto se hacen modificaciones de fondo por medio de una reforma fiscal, se buscará fortalecer la recaudación mejorando el esquema de incentivos para la declaración de impuestos y reducirá los huecos regulatorios que pudieran permitir esquemas de elusión y evasión de impuestos.

Se contará con el programa Diseño de la Política de Ingresos, para el cual se destinarán recursos por 540.8 millones de pesos.

Después, en la segunda mitad de la administración que está arrancando, el compromiso es diseñar e implementar una reforma fiscal.

Con ello se pretende que México alcance una recaudación tributaria, relativa al tamaño de su economía, similar a la de otros países con un nivel de desarrollo comparable, y cuyo esquema tributario siga ejes rectores, como aumentar la progresividad, la simplicidad, mantener la neutralidad y la disminución de las distorsiones, lo cual permitirá mejorar el impulso para el desarrollo por parte del sector público.

Se señala que de manera adicional se diseñarán las condiciones económicas y los términos fiscales de los contratos derivados de las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos, con el fin de maximizar los ingresos de la nación.

El eje central es ejercer una política fiscal responsable, la cual fomente el desarrollo económico y con la garantía de que los recursos existentes se destinen con el mayor grado de transparencia y eficiencia posibles.

En la parte de los incentivos, éstos se enfocarán a la zona de la frontera norte del país.

Diputados y senadores autorizaron al Ejecutivo reducir el IVA de 16% a 8% y bajar el impuesto sobre la renta (ISR) de 30% a 20% para enfrentar el fenómeno migratorio, los altos índices de inseguridad pública y la reforma fiscal de Estados Unidos.

En los próximos días, Hacienda dará a conocer el decreto mediante el cual se conocerá la forma en que los contribuyentes de esa región del país podrán acceder a los incentivos para beneficiarse del pago de una tasa reducida de ambos gravámenes.

Para combatir la evasión, el Congreso autorizó poner limitantes a los contribuyentes; a partir de 2019 sólo se podrán hacer compensaciones entre impuestos iguales, es decir, IVA contra IVA e ISR contra ISR. Se espera que en la resolución miscelánea se incluyan las reglas con los detalles.

/media/top5/EUMI20181228557862JPG.JPG

Bajan ingresos del ISR en noviembre

El impuesto estrella del sistema tributario mexicano no brilló durante noviembre. Hacia finales del otoño, la recaudación del impuesto Sobre la Renta (ISR) presentó una disminución si se compara con igual mes de 2017.

Hacienda informó que durante el onceavo mes del año se captaron ingresos por ese gravamen por 124 mil 606 millones de pesos.

Significó una baja en ingresos de 5.5% respecto a lo captado en noviembre de hace un año, cuando entraron a las arcas del gobierno federal 125 mil 893 millones de pesos.

En México, poco más de la mitad de todos los impuestos recaudados corresponden al ISR.

Sin embargo, la recaudación total de impuestos en noviembre de 2018 no se afectó por la baja en los ingresos del tributo de renta.

Durante el mes señalado entraron a las arcas del gobierno por el cobro de todos los impuestos 245 mil 210 millones de pesos, 7.2% más en relación con el mismo mes de 2017, e incluso fue mayor a lo estimado, porque en el calendario se esperaban 232 mil 810 millones de pesos.

De acuerdo con el Informe de las Finanzas y la Deuda Pública, de enero a noviembre de 2018, los ingresos tributarios sumaron un total de 2 billones 796 mil millones de pesos, lo que significó un aumento de 2.3% sobre mismo periodo de 2017.

El ISR dejó recursos por un billón 503 mil 473 millones de pesos, el 1% mayor a los obtenidos al cierre de noviembre del año previo.

Sube gasto

En el mismo mes, el gasto programable pagado creció más que la captación de impuestos.

El reporte mensual de las finanzas públicas en noviembre detalló que el gasto fue de 380 mil 941 millones de pesos, lo que representó un aumento de 14.1% sobre lo ejercido en igual mes de 2017.

De ese monto, el gobierno federal gastó 271 mil 141 millones de pesos, 9.3% por arriba de lo egresado en noviembre del año pasado.

En forma acumulada, en los primeros 11 meses del año, el gasto programable pagado total fue de 3 billones 671 mil 193 millones de pesos, una variación de 4.5% si se compra con igual periodo de un año antes y se sobrepasó en 220 mil 700 millones sobre el calendario, debido a que la Comisión Federal de Electricidad enfrentó costos más altos en los precios de los combustibles para generar electricidad, principalmente.

Lo anterior generó un déficit de 40 mil 905 millones de pesos en las finanzas públicas de noviembre, que es mayor al saldo negativo de 38 mil 813 millones de igual mes de 2017.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...