20 de marzo de 2019 notifications search
menu
EDITORIAL

Sobre los ingresos estatales para 2019

JUAN ANTONIO GARCÍA VILLA
jueves 27 de diciembre 2018, actualizada 8:51 am


En el Paquete Económico para 2019, presentado por el gobernador de Coahuila a través del secretario de Finanzas al Congreso del Estado el pasado 30 de noviembre, en la parte correspondiente a los ingresos públicos esperados la exposición de motivos indica que se "evita el aumento de la carga impositiva a la ciudadanía".

La anterior y categórica afirmación se lee en el documento oficial entregado a los diputados locales, en razón, según se explica, de que se "ofrece una gestión pública de calidad, de racionalización del gasto y el fortalecimiento de la modernización y eficacia en la recaudación de ingresos".

En otras palabras, el gobierno estatal plantea no imponer en 2019 mayores cargas fiscales a los coahuilenses. No al menos en términos reales ya que sólo se proponen incrementos nominales equivalentes a la inflación registrada en los últimos doce meses terminados en octubre pasado. No se solicitan pues alzas, señala el gobierno, gracias a una gestión pública de calidad, y a la racionalización del gasto y a la eficiencia en la administración recaudatoria. ¿En verdad es así?

Antes de seguir adelante, procede aclarar al lector que escribo este artículo justo en el momento en que el Pleno de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión discute, de manera tormentosa, el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2019. Y desde luego también antes de que el Congreso local reciba dictamen siquiera y discuta el paquete económico estatal para el mismo año 2019.

¿Qué tiene que ver el presupuesto federal de egresos con los ingresos estatales esperados? Mucho. Ello en la medida en que un alto porcentaje de los ingresos locales procede del presupuesto federal, principalmente de los rubros denominados "Participaciones federales" y "Aportaciones federales". Veamos:

Según la iniciativa de Ley de Ingresos para 2019, el Estado espera tener ingresos por un total de 50 mil 377 millones de pesos. De éstos llegarán de la Federación 42 mil 321 millones, cifra que equivale al 84 por ciento del total. Son dos los principales componentes de esa cifra: las Participaciones en impuestos federales, que la Secretaría de Finanzas calcula que en 2019 alcanzarán la cantidad de 17 mil 508 millones de pesos, y las Aportaciones federales que sumarán 16 mil 946 millones. Otros conceptos menores ascienden a 7 mil 867 millones, que faltan para sumar los 42 mil 321 millones citados.

De esa danza de cifras, que el amable lector ha de disculpar pero no hay más remedio que citarlas, lo que se trata de poner de relieve es que las finanzas de Coahuila, y en general de todos los demás estados del país, cual más cual menos, dependen en muy buena medida de lo que reciben del gobierno central, oficialmente llamado federal. En el caso de Coahuila, como ya se dijo, tal dependencia equivale nada menos que al 84 por ciento para cubrir el gasto estatal en 2019.

Cuando el secretario de Finanzas entregó al Congreso del Estado el Paquete Económico para 2019, que fue el 30 de noviembre, faltaban aún quince días para que el secretario de Hacienda hiciera llegar a la Cámara de Diputados el paquete fiscal del gobierno federal para 2019. En consecuencia resulta natural que el gobierno local careciera de información precisa y afinada para llevar a cabo su proyección de ingresos para el año entrante. Razonablemente explicable.

En su exposición de motivos enviada al Congreso local con el paquete económico para 2019, la Secretaría de Finanzas muestra un tono entre pesimista y conservador. Entre otras cosas dice: que "al ser este un año de transición del gobierno federal se procuró un incremento conservador en el Paquete Fiscal (del estado) para 2019". Y afirma que prefiere mantenerse "bajo reserva de futuras decisiones de impacto en el país, que pudieran repercutir en los ingresos del Estado". (pág. 3)

En otro pasaje hace mención de los diversos "factores (desfavorables que) se suman ante los retos de un nuevo gobierno federal". Entre otros señala "los gastos y los compromisos de campaña" que habrá de cumplir el nuevo Presidente, en lo que no se equivoca. También indica, erróneamente como a continuación se verá, "la disminución de los recursos en participaciones federales para las entidades federativas por una menor recaudación participable de impuestos federales" y aun "las declaraciones del presidente electo, (de que) no se llevarán a cabo auditorías durante los primeros seis meses de gobierno".

Menciona la Secretaría de Finanzas otros factores que ve negativos, como "que las reformas estructurales se vengan abajo de alguna manera", así como "el ofrecimiento de políticas… sin diagnóstico y presupuesto, como dar visas de trabajo a inmigrantes" (pp. 6-7).

Después del tono tan pesimista, negativo y conservador, ¡una sorpresa! Pues resulta que del Ramo 28, correspondiente a las Participaciones Federales, no se recibirán 17 mil 508 millones de pesos como lo calculó el gobierno estatal sino que ascenderán a 21 mil 662 millones (y eso que esta cifra no incluye varios conceptos por no tener la Secretaria de Hacienda aún disponible toda la información, por lo que las Participaciones serán por un monto aun mayor).

De ser cierta esa comparación se tendrá en Coahuila un ingreso excedente por más de 4 mil 150 millones de pesos, al haberse subestimado en este monto las Participaciones federales esperadas. El espacio se agota y toda vez que el presupuesto de egresos ya está cuadrado, considero que esa diferencia debe destinarse a amortización de deuda pública.

¡Que 2019 sea un mejor año para todos los amables lectores de esta columna!

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...