24 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Los cambios constitucionales en Coahuila

JUAN ANTONIO GARCÍA VILLA
jueves 01 de marzo 2018, actualizada 8:37 am


Enlace copiado

La semana pasada hice en este espacio un recuento de cómo se le han puesto y quitado artículos, un tanto sin ton ni son, a la Constitución Política de Coahuila a lo largo del siglo que lleva de vigencia, cumplido el pasado 19 de febrero. Se preguntó al final, luego de ese ejercicio de quita y pon, cuántos artículos tiene hoy la Carta Magna local.

El amable lector Valeriano Cabral acertó en su respuesta, previo análisis razonado, aunque con una salvedad: tomó como vigentes los artículos derogados, catorce en total, y que como tales permanecen. Es decir, sin contenido normativo, en blanco. Así, él llegó a la cifra de 217. Si a este número se le restan los derogados, la cifra queda en 203. Al cumplir pues un siglo, la vigente Ley Fundamental de Coahuila, en numeración corrida del 1 al 198, cuenta sin embargo con 203 artículos. Parece un contrasentido, pero es lo correcto.

Como vimos en el artículo inmediato anterior, en un siglo la Constitución local ha sido objeto de cambios en 106 ocasiones. Es decir, en este número de veces el llamado constituyente local, integrado por el Congreso y los 38 ayuntamientos del estado, ha aprobado ese número de decretos modificatorios de su texto. En promedio, poco más de uno por año. Si se compara con la media anual federal, en realidad se trata de un promedio bajo, porque la Constitución General de la República en 101 años ha sido reformada nada menos que en 706 ocasiones. Siete veces por año, en promedio. Increíble, pero así es. Es lo que explica que se edite en hojas sustituibles.

Pero vamos a la de Coahuila. No deja de ser interesante la evolución que su texto ha registrado, si se analiza por los periodos de cada uno de los gobernadores que el estado ha tenido a lo largo de los últimos cien años. Interesante en particular dicho análisis durante la última docena de años. Para el examen del periodo que va de febrero de 1918 al 19 de octubre de 2012, tomo la información del ensayo (referido en el artículo anterior) de la licenciada Ma. Guadalupe J. Hernández Bonilla. Y la relativa a los últimos cinco años y cuatro meses corresponde a investigación propia.

Sin explicar por qué, la mencionada autora divide los 94 años y ocho meses estudiados por ella en tres periodos. El primero, de 1918 a 1945, comprende veintisiete años. El segundo, que va del 1° de diciembre de 1945 a 1987, abarca cuarenta y dos años. Y el tercero y último del 1° de diciembre de 1987 al 19 de octubre de 2012, suma veinticinco años. Los tres, como se dijo, comprenden casi 95 años.

Tres datos relevantes caracterizan al primer periodo. El primero, que a pesar de que sólo comprende 27 años, tuvo al menos una decena de gobernadores (se dice al menos una decena porque hubo algunos interinos que cubrieron periodos brevísimos), como reflejo de la inestabilidad política de la época. Dos, que no había transcurrido ni un año, apenas escasos y exactos ocho meses, cuando el 19 de octubre de 1918 la Constitución registró su primera reforma, en materia municipal por cierto. Y tres, que durante todo el periodo en que Nazario Ortiz Garza fue gobernador, la Constitución local no registró reforma alguna; en contraste, tuvo seis y siete, respectivamente, en los gobiernos de los generales Manuel Pérez Treviño y Pedro V. Rodríguez Triana. En total, durante este primer periodo la Constitución de Coahuila fue modificada en veintidós ocasiones.

Lo más significativo del segundo periodo (1945 a 1987), es que a pesar de su más extensa duración, pues comprende 42 años, la Constitución de Coahuila sólo registra 16 enmiendas. Es decir, una por casi cada tres años.

En notorio contraste, el tercer periodo estudiado por la licenciada Hernández Bonilla, que como se dijo comprende un cuarto de siglo (1987 a 20012), registra sin embargo 49 reformas constitucionales. Dos por año. Más notable aún es lo que se observa en los cinco años en los que Humberto Moreira ocupó la gubernatura, pues las reformas a la Constitución estatal en ese lustro fueron 24. Es decir, cinco por año en promedio.

La investigación propia arroja un dato sumamente curioso. El siguiente gobernador, de nombre Rubén y hermano del anterior, promulgó exactamente el mismo número de reformas a la Constitución que Humberto Moreira: 24. Lo cual significa que este par de hermanos, en once años, promovieron casi la mitad, 48 de 106, reformas a la Constitución de Coahuila.

A reserva de llevar a cabo un análisis más detenido y riguroso, respecto de las numerosas reformas constitucionales realizadas por el tándem Moreira, se plantea la siguiente hipótesis de trabajo:

Si se hace un "mapeo" de dichas enmiendas, se observará que éstas se concentran básicamente en artículos relativos al manejo financiero, la deuda pública, lo relacionado con la procuración de justicia, la transparencia, la rendición de cuentas y las facultades del Ejecutivo. Si se profundiza en su contenido, se cae en la cuenta de que algunas son para simular avances en dichas materias, a sabiendas de que su incumplimiento no les acarrearía consecuencias, por la rudeza con que trataban a sus detractores; o bien cambios para tener a la mano salidas jurídicas cuando las cosas se llegaran a poner difíciles. Otras reformas son de plano para facilitar o mantener por un grupo el control político del estado.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...