19 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nacional

Suben decesos a 33; no localizan a 12

SÓLO 18 CUERPOS HAN SIDO RECONOCIDOS POR SUS FAMILIARES

AGENCIAS
ZUMPANGO, ESTADO DE MÉXICO, jueves 22 de diciembre 2016, actualizada 11:28 am

Enlace copiado

A 33 aumentó el número de personas que han perdido la vida por la explosión que se registró la tarde del martes en el mercado de pirotecnia San Pablito, en Tultepec, informó el gobierno mexiquense.

En conferencia de prensa realizada en el Hospital Regional de Alta Especialidad "José María Morelos y Pavón" de Zumpango, donde están algunos de los heridos, el secretario general de Gobierno mexiquense, José Sergio Manzur Quiroga, dijo que en la mañana de ayer miércoles falleció una mujer de 80 años que estaba internada en este inmueble. Por la tarde, otra mujer de 50 años murió.

Precisó que de las 33 víctimas fatales han sido identificadas 18, el resto permanece sin reconocer, pues sus cuerpos quedaron calcinados y será necesarios practicar pruebas de ADN.

Diez de los cuerpos fueron entregados a sus familiares el mismo martes y en el transcurso de ayer miércoles otros ocho también fueron proporcionados a sus parientes, quienes los habían identificado. Manzur Quiroga dijo que 26 personas murieron en el tianguis de pirotecnia y siete en los hospitales a donde recibieron atención médica.

El titular de la Secretaría de Salud del Estado de México, César Gómez Monge, indicó que cinco de los lesionados están en situación "crítica grave", por lo que su vida está en peligro.

"La más grave de las pacientes es Pamela, quien tiene 90 % de quemaduras en el cuerpo y se encuentra en el Instituto Nacional de Rehabilitación; el segundo caso con quemaduras graves es un paciente al que se está valorando para ver si conviene trasladarlo a Galveston, debido a que en su situación es muy crítica, moverlo podría aumentar el riesgo para su vida", explicó.

El secretario de Gobierno mencionó que hay 12 personas "no localizadas" -entre ellas cinco hombres y siete mujeres- y varios son menores de edad, los cuales podrían estar entre los lesionados o fallecidos.

Las autoridades estatales, en coordinación con las federales, continúan con los peritajes para determinar las causas de la tragedia, aunque aclaró Manzur Quiroga que la prioridad es atender a las personas lesionadas.

Relacionan explosión con extorsión

El alcalde del Municipio de Tultepec, Armando Portuguez, señaló que algunos locatarios del mercado de San Pablito relacionan la explosión en el lugar con extorsiones, versión que aún no está confirmada por autoridades ministeriales.

Durante una conferencia de prensa que dio en Palacio Municipal, el edil aclaró que hay diversas líneas de investigación que la Procuraduría General de la República (PGR) tendrá que deslindar.

Pues también hay otras versiones no confirmadas como que pudo haber sido arrojado material no permitido en el lugar, como bombas hechas con pólvora.

"Hay muchas líneas de investigación, hay muchas versiones, yo no quisiera aventurarme en ninguna, hay unos que se han atrevido a mencionar que estaban siendo, queriendo ser extorsionados.

"Ustedes saben, como en todos lados, los grupos de gente mala, llega y quiere a veces regentear y cuando no se les quiere dar la cuota pues empiezan a tomar represalias", dijo el edil perredista.

Se le cuestionó el sustento de esta versión, a lo que el alcalde insistió en que debe ser la PGR la institución encargada de esclarecerlo.

"Son versiones que platican los propios locatarios, unos, otros, dicen, es una línea de investigación que la propia PGR tendrá que deslindar y tendrá que llamarlos a los que supuestamente mencionaron esto y tendrán que declarar", apuntó.

Revela video seguridad laxa en Tultepec

En el mercado de pirotecnia San Pablito de Tultepec, Estado de México, cuyo estallido provocó la muerte hasta ayer de al menos 33 personas no se cumplían varios de los requisitos de seguridad establecidos por la Secretaría de la Defensa Nacional.

Así lo demuestran videos filmados en el lugar apenas el 29 de noviembre y fotografías de archivo de la temporada decembrina del 2015.

En el Manual de Servicios al Público de la Dirección General del Registro de Armas de Fuego y Explosivos de la Sedena, se establecen los requisitos para obtener un Permiso General para la Compra, Almacenamiento, Venta y/o Consumo de Artificios Pirotécnicos.

Cada uno de los 300 puestos que componían el mercado debía contar con un permiso individual de ese tipo para operar.

En el documento de la Sedena se establece que "no deben existir artificios pirotécnicos, fuera del sitio autorizado de venta" y que "se deben colocar en anaqueles o vitrinas ubicadas dentro del local de venta".

Sin embargo, tanto en los videos como en las fotografías se aprecian exhibidores, toritos y paquetes apilados de material pirotécnico colocados afuera de los locales y, en algunos casos, incluso en los pasillos del mercado.

También se aprecian cohetones y otros materiales explosivos fuera de vitrinas y anaqueles, encima de bancas así como en mesas y canastas de plástico.

'Amanece con olor a muerte'

"Nadie sabe lo que pasó", dijo Rosario Araujo Cruz, locataria del tianguis pirotécnico de San Pablito, quien escapó de las explosiones la tarde del martes y regresó la mañana del miércoles a su centro de trabajo, pero sólo encontró escombros.

Habitantes de Tultepec tuvieron un despertar de luto e incertidumbre, luego de la pesadilla registrada la tarde del martes al incendiarse el mercado pirotécnico, donde 280 locatarios comercializaban sus productos.

El olor a pólvora era tenue. Detrás de la malla decenas de personas buscaban a sus familiares, miraban los escombros de los locales, mostraban fotografías y preguntaban, suplicaban les dijeran si los había visto.

José Saldaña buscaba a Juan Antonio Alcalá y Óscar Maldonado, de 15 y 9 años. El martes los dos menores acudieron al tianguis de San Pablito junto con una mujer adulta, quien murió a consecuencia de las explosiones.

Concepción Hernández Báez buscaba a su madre Eva Báez, de 67 años, y a su hermano Yazmani, de 29 años, habitantes de Nicolás Romero. Ambos fueron a surtirse de mercancía al mercado pirotécnico y no regresaron. Con ellas iba una sobrina, de 23 años, quien corrió al empezar los estallidos y logró ponerse a salvo, pero sólo vio que sus familiares huyeron hacia el otro lado.

Otras personas, de la delegación Magdalena Contreras, de la Ciudad de México, buscaban a un hombre y su hija que fueron a comprar productos.

Lucía, vendedora de comida del tianguis pirotécnico, estuvo dentro del fuego y sobrevivió. Ella resultó con golpes, vio morir a la gente, a locatarios y clientes. También regresó la mañana del miércoles al lugar, a llorar, a tratar de entender lo que sucedió.

"Una experiencia muy dolorosa, de ver gente subir y no bajar. Carros subían y bajaban, pero aplastando a la gente. Fue muy feo", aseguró.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...