Reabre sus puertas el Museo Nacional de Iraq

Cultura

Foto: AP, Reuters
03 julio 2003

El Museo Nacional iraquí reabrió sus puertas brevemente para exponer el brillante Tesoro de Nimrud, del que se había temido su robo durante los primeros días caóticos tras la caída de Saddam Hussein en abril.Bajo fuertes medidas de seguridad, con vehículos militares armados en los alrededores del museo, el conjunto de joyas de oro de la época asiria, de gran valor, fue exhibido durante varias horas y visitado por el administrador civil de Estados Unidos, Paul Bremer, y varias docenas de invitados.Esta ha sido la segunda vez en 3.000 años que estas valiosas joyas se pueden ver tras su descubrimiento entre 1988 y 1990 en unas antiguas tumbas reales situadas debajo de un palacio del siglo IX antes de Cristo.Sin embargo, El famoso Tesoro de Nimrud fue rápidamente retirado de la exhibición, para salvaguardarlo nuevamente, debido a los problemas de seguridad que persisten en Bagdad.Volverá al banco central en una hora, dijo el italiano Pietro Cordone, máximo asesor cultural de la gobernante Autoridad Provisional de la Coalición, a los periodistas en el museo. Una explosión y tiroteos esporádicos se podían escuchar en el área poco después de que comenzara la visita.Cordone dijo que las galerías del museo podrían reabrirse al público en noviembre, pero no estaba claro si el oro de Nimrud volvería a exponerse.Las fuerzas estadounidenses afrontaron una oleada de críticas por su incapacidad para proteger los tesoros del museo de los pillajes tras la caída de Hussein el 9 de abril.Miles de piezas fueron robadas del museo y durante semanas no se supo si el oro de Nimrud estaba entre ellas.Sin embargo, el tesoro fue escondido en las cámaras subterráneas del banco central de Iraq antes de la Guerra del Golfo en 1991, y allí permaneció sano y salvo durante la segunda guerra de Estados Unidos en Iraq y el caos que la siguió.Estos tesoros nunca se robaron, todo el tiempo supimos dónde estaban, dijo el responsable de las cámaras subterráneas del bancoLos visitantes pasaron por la galería de estatuas asirias y ante el quebrado Vaso de Warka, otra pieza central del museo, que fue recuperada el mes pasado junto con otras obras saqueadas que fueron regresadas por dos hermanos iraquíes que fueron invitados a la reapertura del museo.El Vaso de Warka, que data del año 3.200 antes de Cristo en la época sumeria, expuesto en un lugar estrecho fue bastante ignorado por los periodistas y otros visitantes que se agolparon para ver el oro de Nimrud.Iraq ha recuperado unas 450 piezas del museo, pero otras 32 obras de la colección principal, incluida la estatua de bronce del imperio acadiano y la estatua de Basitki que data del año 2.300 antes de Cristo siguen pérdidas.El pillaje en los sitios arqueológicos continúa, aunque los soldados de Estados Unidos están ahora intentando arrestar a los ladrones, dijo Cordone.

Reabre sus puertas el Museo Nacional de Iraq

14 fotos, Foto: AP, Reuters
03 julio 2003 »


El Museo Nacional iraquí reabrió sus puertas brevemente para exponer el brillante Tesoro de Nimrud, del que se había temido su robo durante los primeros días caóticos tras la caída de Saddam Hussein en abril.

Bajo fuertes medidas de seguridad, con vehículos militares armados en los alrededores del museo, el conjunto de joyas de oro de la época asiria, de gran valor, fue exhibido durante varias horas y visitado por el administrador civil de Estados Unidos, Paul Bremer, y varias docenas de invitados.

Esta ha sido la segunda vez en 3.000 años que estas valiosas joyas se pueden ver tras su descubrimiento entre 1988 y 1990 en unas antiguas tumbas reales situadas debajo de un palacio del siglo IX antes de Cristo.

Sin embargo, El famoso Tesoro de Nimrud fue rápidamente retirado de la exhibición, para salvaguardarlo nuevamente, debido a los problemas de seguridad que persisten en Bagdad.

"Volverá al banco central en una hora", dijo el italiano Pietro Cordone, máximo asesor cultural de la gobernante Autoridad Provisional de la Coalición, a los periodistas en el museo. Una explosión y tiroteos esporádicos se podían escuchar en el área poco después de que comenzara la visita.

Cordone dijo que las galerías del museo podrían reabrirse al público en noviembre, pero no estaba claro si el oro de Nimrud volvería a exponerse.

Las fuerzas estadounidenses afrontaron una oleada de críticas por su incapacidad para proteger los tesoros del museo de los pillajes tras la caída de Hussein el 9 de abril.

Miles de piezas fueron robadas del museo y durante semanas no se supo si el oro de Nimrud estaba entre ellas.

Sin embargo, el tesoro fue escondido en las cámaras subterráneas del banco central de Iraq antes de la Guerra del Golfo en 1991, y allí permaneció sano y salvo durante la segunda guerra de Estados Unidos en Iraq y el caos que la siguió.

Estos tesoros nunca se robaron, todo el tiempo supimos dónde estaban", dijo el responsable de las cámaras subterráneas del banco

Los visitantes pasaron por la galería de estatuas asirias y ante el quebrado Vaso de Warka, otra pieza central del museo, que fue recuperada el mes pasado junto con otras obras saqueadas que fueron regresadas por dos hermanos iraquíes que fueron invitados a la reapertura del museo.

El Vaso de Warka, que data del año 3.200 antes de Cristo en la época sumeria, expuesto en un lugar estrecho fue bastante ignorado por los periodistas y otros visitantes que se agolparon para ver el oro de Nimrud.

Iraq ha recuperado unas 450 piezas del museo, pero otras 32 obras de la colección principal, incluida la estatua de bronce del imperio acadiano y la estatua de Basitki que data del año 2.300 antes de Cristo siguen pérdidas.

El pillaje en los sitios arqueológicos continúa, aunque los soldados de Estados Unidos están ahora intentando arrestar a los ladrones, dijo Cordone.

Comentarios

Fotos más vistas