Hosni Mubarak, al borde de la muerte

Elecciones 2012 Agencias.

El expresidente egipcio Hosni Mubarak, de 84 años, se halla clínicamente muerto, informó la agencia ofical egipcia Mena.

El expresidente egipcio Hosni Mubarak, de 84 años, condenado a prisión perpetua por la represión a las movilizaciones populares del año pasado, fue declarado con “muerte clínica”.El derrocado expresidente, condenado desde hace casi dos semanas a prisión perpetua, había sido víctima de un ataque cerebral, y había tenido que a una desfibrilación cardiaca.Mubarak, de 84 años, estaba detenido en un ala médica de la prisión de Tora, en el sur de El Cairo, desde que fue condenado a cadena perpetua el 2 de junio pasado.El exmandatario padecía de depresión aguda, dificultades respiratorias e hipertensión.El ex jefe de Estado fue condenado a cadena perpetua por la represión a las revueltas contra su régimen registradas a principios del año 2011, que dejó unos 850 muertos.Tras 18 días de protestas incesantes por una abrumadora mayoría de la población, Hosni Mubarak, el único presidente que han conocido dos generaciones de egipcios, se vio obligado a dimitir el cargo que ocupó a lo largo de las últimas tres décadas.La salud de Mubarak comenzó a deteriorarse.Cuando Sadat fue asesinado en 1981, Mubarak accedió a la Presidencia.La avanzada edad del 'rais' y sus inevitables achaques, como el que le llevó a un quirófano aleman en marzo de 2011, hacía temer la desaparición de su rostro pero no de su régimen, ni siquiera de su apellidoMubarak, de 84 años, 30 ellos detentando el poder de forma autoritaria y burlándose de las urnas, estaba amarrando su sucesión en la figura de su hijo Gamal.Los egipcios parecían condenados a una dinastía al más puro estilo faraónico porque, como dicen hoy los jóvenes en los foros de Internet, desconocían que se podían enfrentar al régimen.Su prepotencia y su negativa a hacer las reformas que su pueblo, desesperado, empobrecido y constreñido por tres décadas de estado de emergencia, viene exigiendo desde hace tiempo le ha cavado su tumba política. Su camino hacia la presidencia se lo facilitó el estamento militar. Con el comienzo de su juicio, el pasado 3 de agosto, Mubarak fue trasladado del hospital de Sharm el Sheij, en la costa del mar Rojo, al Centro Médico Internacional de El Cairo.

Hosni Mubarak, al borde de la muerte

14 fotos, El expresidente egipcio Hosni Mubarak, de 84 años, se halla clínicamente muerto, informó la agencia ofical egipcia Mena. »


mubarak

El expresidente egipcio Hosni Mubarak, de 84 años, condenado a prisión perpetua por la represión a las movilizaciones populares del año pasado, fue declarado con “muerte clínica”.

El derrocado expresidente, condenado desde hace casi dos semanas a prisión perpetua, había sido víctima de un ataque cerebral, y había tenido que a una desfibrilación cardiaca.

Mubarak, de 84 años, estaba detenido en un ala médica de la prisión de Tora, en el sur de El Cairo, desde que fue condenado a cadena perpetua el 2 de junio pasado.

El exmandatario padecía de depresión aguda, dificultades respiratorias e hipertensión.

El ex jefe de Estado fue condenado a cadena perpetua por la represión a las revueltas contra su régimen registradas a principios del año 2011, que dejó unos 850 muertos.

Tras 18 días de protestas incesantes por una abrumadora mayoría de la población, Hosni Mubarak, el único presidente que han conocido dos generaciones de egipcios, se vio obligado a dimitir el cargo que ocupó a lo largo de las últimas tres décadas.

La salud de Mubarak comenzó a deteriorarse.

Cuando Sadat fue asesinado en 1981, Mubarak accedió a la Presidencia.

La avanzada edad del 'rais' y sus inevitables achaques, como el que le llevó a un quirófano aleman en marzo de 2011, hacía temer la desaparición de su rostro pero no de su régimen, ni siquiera de su apellido

Mubarak, de 84 años, 30 ellos detentando el poder de forma autoritaria y burlándose de las urnas, estaba amarrando su sucesión en la figura de su hijo Gamal.

Los egipcios parecían condenados a una dinastía al más puro estilo faraónico porque, como dicen hoy los jóvenes en los foros de Internet, desconocían que se podían enfrentar al régimen.

Su prepotencia y su negativa a hacer las reformas que su pueblo, desesperado, empobrecido y constreñido por tres décadas de estado de emergencia, viene exigiendo desde hace tiempo le ha cavado su tumba política.

Su camino hacia la presidencia se lo facilitó el estamento militar.

Con el comienzo de su juicio, el pasado 3 de agosto, Mubarak fue trasladado del hospital de Sharm el Sheij, en la costa del mar Rojo, al Centro Médico Internacional de El Cairo.

Comentarios

Fotos más vistas