Siete series para pasar un buen rato

Espectáculos EL SIGLO DE TORREÓN

Una buena serie que combina entretenimiento con buena realización es el dúo perfecto para pasarla bien, programas que nos ayudan a despejar la mente y disfrutar el momento. Aquí algunas recomendaciones.

Un giro interesante y bastante divertido en el género de programas sobre zombis, en este caso al centro está una joven que se une al departamento forense de la policía para resolver asesinatos ya que, al comer el cerebro de las víctimas, tiene visiones que le dan pistas clave para cada caso. La existencia de estos zombis además es un misterio para la comunidad, uno que más tarde que temprano termina por ser expuesto, creciendo así el peligro pero también el número de aliados y enemigos, y con ello la mitología del programa.Para los seguidores de The Big Bang Theory, las referencias directas y el conocer el pasado de uno de los personajes más emblemáticos que conocieron en aquel show es toda una aventura, pero el gran acierto de este programa es que los que no ven la otra serie pueden igual quedar encantados con las aventuras y ocurrencias de este pequeño niño que deambula por las vicisitudes de la vida, la escuela, la familia y el crecer, de una forma muy particular y encantadoramente únicaLa idea central es la que da pie a tantos chistes y situaciones divertidas, pues se ambiente en una realidad alterna en donde la gente buena, al morir, llega a este lugar llamado The Good Place. La protagonista es una mujer un tanto arrogante y narcisista que no tarda en darse cuenta que ha llegado al lugar equivocado. La historia no sólo juega con su premisa, sino que sabe darle la vuelta en el momento justo, trayendo así una buena dosis de entretenimiento. Sobre decir que en The Good Place no se pueden decir malas palabras, así que la serie se pone inventiva cuando alguien quiere maldecir.Adictivo por muchas buenas razones, el misterio y su narrativa fragmentada principalmente, cada temporada plantea una pregunta base que abre paso a una investigación llena de secretos y mucha acción. Intriga al cien por ciento pero nunca de un tipo preocupantemente realista, sino entretenida. Se centra en reclutas del FBI que deben descubrir, al menos al inicio de la primera temporada, y luego todo escala, quién de ellos podría ser un potencialmente terrorista infiltrado.Un clásico que nunca pasa de moda y por muchas buenas razones. Las risas, los momentos inolvidables, los personajes únicos y la situaciones disparatadas pero siempre rodeadas de una gran amistad y el apoyo de los amigos que le dan al programa una buena dosis de risas pero también un gran corazón. Todos hemos vivido una situación ‘Friends’ en algún punto de nuestra vida, y todos hemos citado al programa al menos en un par de ocasiones.La idea es tan básica que es fantásticas. Este programa de Netflix es lo que su nombre dice, comediantes tomando café mientras van manejando un auto, para luego detenerse a comer y seguir platicando. La cosa es que la idea es mucho más interesante gracias a conversaciones de primera con artistas reconocidos del medio (y otras personalidades famosas), entrevistados por nada menos que un grande del mundo de la comedia, Jerry Seinfeld. Por supuesto, el auto además debe concordar con la personalidad del invitado.Presentando a un Carrie Bradshaw adolescente, la serie se ambienta en la década de 1980, poniendo en el centro a una adolescente creciendo y aprendiendo de la vida, los chicos, la rebeldía y, claro, la moda. Dos temporadas no son suficientes y es que durante la historia Carrie consigue una pasantía en Nueva York, en una firma de abogados, mientras también trabaja en una revista de moda. En efecto, es el inicio de una vida en la ciudad que todos ya conocemos gracias a Sex & The City.

Siete series para pasar un buen rato

7 fotos, Una buena serie que combina entretenimiento con buena realización es el dúo perfecto para pasarla bien, programas que nos ayudan a despejar la mente y disfrutar el momento. Aquí algunas recomendaciones. »


Un giro interesante y bastante divertido en el género de programas sobre zombis, en este caso al centro está una joven que se une al departamento forense de la policía para resolver asesinatos ya que, al comer el cerebro de las víctimas, tiene visiones que le dan pistas clave para cada caso. La existencia de estos zombis además es un misterio para la comunidad, uno que más tarde que temprano termina por ser expuesto, creciendo así el peligro pero también el número de aliados y enemigos, y con ello la mitología del programa.

Para los seguidores de The Big Bang Theory, las referencias directas y el conocer el pasado de uno de los personajes más emblemáticos que conocieron en aquel show es toda una aventura, pero el gran acierto de este programa es que los que no ven la otra serie pueden igual quedar encantados con las aventuras y ocurrencias de este pequeño niño que deambula por las vicisitudes de la vida, la escuela, la familia y el crecer, de una forma muy particular y encantadoramente única

La idea central es la que da pie a tantos chistes y situaciones divertidas, pues se ambiente en una realidad alterna en donde la gente buena, al morir, llega a este lugar llamado The Good Place. La protagonista es una mujer un tanto arrogante y narcisista que no tarda en darse cuenta que ha llegado al lugar equivocado. La historia no sólo juega con su premisa, sino que sabe darle la vuelta en el momento justo, trayendo así una buena dosis de entretenimiento. Sobre decir que en The Good Place no se pueden decir malas palabras, así que la serie se pone inventiva cuando alguien quiere maldecir.

Adictivo por muchas buenas razones, el misterio y su narrativa fragmentada principalmente, cada temporada plantea una pregunta base que abre paso a una investigación llena de secretos y mucha acción. Intriga al cien por ciento pero nunca de un tipo preocupantemente realista, sino entretenida. Se centra en reclutas del FBI que deben descubrir, al menos al inicio de la primera temporada, y luego todo escala, quién de ellos podría ser un potencialmente terrorista infiltrado.

Un clásico que nunca pasa de moda y por muchas buenas razones. Las risas, los momentos inolvidables, los personajes únicos y la situaciones disparatadas pero siempre rodeadas de una gran amistad y el apoyo de los amigos que le dan al programa una buena dosis de risas pero también un gran corazón. Todos hemos vivido una situación ‘Friends’ en algún punto de nuestra vida, y todos hemos citado al programa al menos en un par de ocasiones.

La idea es tan básica que es fantásticas. Este programa de Netflix es lo que su nombre dice, comediantes tomando café mientras van manejando un auto, para luego detenerse a comer y seguir platicando. La cosa es que la idea es mucho más interesante gracias a conversaciones de primera con artistas reconocidos del medio (y otras personalidades famosas), entrevistados por nada menos que un grande del mundo de la comedia, Jerry Seinfeld. Por supuesto, el auto además debe concordar con la personalidad del invitado.

Presentando a un Carrie Bradshaw adolescente, la serie se ambienta en la década de 1980, poniendo en el centro a una adolescente creciendo y aprendiendo de la vida, los chicos, la rebeldía y, claro, la moda. Dos temporadas no son suficientes y es que durante la historia Carrie consigue una pasantía en Nueva York, en una firma de abogados, mientras también trabaja en una revista de moda. En efecto, es el inicio de una vida en la ciudad que todos ya conocemos gracias a Sex & The City.

Comentarios

Fotos más vistas