"La Cenicienta" inaugura el Teatro Nazas

Cultura

Foto: EL SIGLO DE TORREÓN
04 de octubre de 2004

La del dos de octubre no fue una noche cualquiera en La Laguna. Desde antes de las 20:00 horas comenzaron a arribar hasta el inmueble de Matamoros y Cepeda los invitados especiales y las autoridades.La tercera llamada para este recinto se escuchó la noche del dos de octubre, minutos después de las 21:00 horas, cuando las mil 447 butacas fueron ocupadas por la “culta sociedad lagunera”.Casi a la par del Gobernador del Estado de Coahuila, Enrique Martínez y Martínez, llegó Guillermo Anaya Llamas, alcalde de Torreón, quienes eran esperados por los miembros del Patronato encabezados por el empresario Eduardo Tricio Haro, para develar las cuatro placas conmemorativasUna alusiva a la construcción, otra para los miembros del Patronato, una más para los patrocinadores del proyecto, y una última para el Patronato Adopte una Obra de Arte, encargado de la restauración de los murales Riqueza Algodonera.Un video sobre la historia del antiguo Cine Nazas fue proyectado minutos antes de que iniciara La Cenicienta, obra clásica a cargo del Ballet de Montecarlo. 

“Estamos haciendo historia”, expresó Martínez y Martínez, “aquí hay amor y aprecio por las expresiones del arte y la cultura, que son el alimento del espíritu”.El escenario se llenó de luces y, minutos después, los bailarines daban muestra por primera vez del despliegue tecnológico del que promete ser el recinto cultural más moderno de la parte norte del paísDistinguidas personalidades del ámbito social, cultural, económico y político de la región se dieron cita en la gala de apertura del Teatro Nazas.El cuento de hadas se hizo realidad en el Teatro Nazas, a través de los bailes del ballet MontecarloEl telón del nuevo recinto cultural se abrió por primera vez en punto de las 9:11 de la noche del pasado sábado, para dejar al descubierto las mamparas móviles que habrían de representar cada cuadro de los tres actos.En una mezcla de danza clásica y contemporánea, el ballet presentó una Cenicienta muy conceptual.Cada uno de los elementos sobre el escenario ocupaba un sitio importante en la historia, porque aportaba las emociones y sentimientos de los personajes.Con toda su carga emocional, Cenicienta demostró que no era como en las anteriores adaptacionesLa Cenicienta inaugura el Teatro NazasPor momentos, dejaba su lugar para que el Hada se convirtiera en el centro de la historia.Precisamente, este mágico personaje va a ser quien se lleve buena parte de la puesta, porque no se limita a resolverle la vida a la joven, sino que la hace “despertar” a la conciencia de que existe un mejor futuro para ella.Quizá éste va a ser el mensaje principal del célebre clásico, que lo convertirá en una historia contemporánea, sobretodo en un contexto en el que ya no existen los castillos, pero si una sociedad que se enfrenta a la desintegración familiar, motivo de soledad para muchos jóvenes.Pero, mención aparte merece la técnica y el desempeño escénico.Los bailarines dieron muestra de un gran dominio en la expresión corporal, una comunión con su cuerpo y con el entorno, que sólo se logra con años de práctica en la academia.La Madrastra y las Hermanastras aportan la chispa de maldad, escondida entre la vanidad, el egoísmo y la envidia, que no serán suficientes para que el Príncipe descubra en Cenicienta a la mujer de sus sueños.El Ballet de Montecarlo viene a demostrar que no hace falta una gran escenografía, ni un suntuoso vestuario, si la calidad de interpretación y ejecución cumplen con los estándares.Y al parecer los cumplieron, porque los aplausos de la audiencia no se hicieron esperar en el intermedio y, posteriormente, al final de la obra.El público lagunero ocupó las mil 447 butacas.Los boletos se agotaron desde un día antes, aunque no faltaron los revendedores que a la entrada ofrecían un “buen precio”.Fue una velada como pocas, de ésas que quedarán marcadas en la memoria histórica de esta ciudadY la temporada apenas inicia...El ballet de Montecarlo resurgió en 1985, cuando la princesa Estefanía de Mónaco quiso cumplir con la devoción de su madre, la princesa Grace, que soñaba con volver a contar con una compañía de ballet en el principado.Desde la llegada de Jean-Christophe Maillot a la dirección, en 1993, la compañía ha logrado consolidarse en madurez y perfección, ganando el reconocimiento mundial. En los últimos diez años, se ha creado un repertorio centrado en las propias obras de Maillot, que al mismo tiempo no ha rechazado el presentar a numerosos coreógrafos invitados.De modo que, ha conjugado con éxito nuevos niveles de exigencia, para dar sustancia a la compañía.Su clara visión de futuro se basa en la convicción de que, como el resto del mundo, la danza evoluciona constantemente y que se trata de una pasión esencial que él sabe compartir.El coreógrafo director del Ballet de Montecarlo es Jean-Christophe Maillot.

"La Cenicienta" inaugura el Teatro Nazas

30 fotos, Foto: EL SIGLO DE TORREÓN
04 de octubre de 2004 »


La del dos de octubre no fue una noche cualquiera en La Laguna. Desde antes de las 20:00 horas comenzaron a arribar hasta el inmueble de Matamoros y Cepeda los invitados especiales y las autoridades.

La tercera llamada para este recinto se escuchó la noche del dos de octubre, minutos después de las 21:00 horas, cuando las mil 447 butacas fueron ocupadas por la “culta sociedad lagunera”.

Casi a la par del Gobernador del Estado de Coahuila, Enrique Martínez y Martínez, llegó Guillermo Anaya Llamas, alcalde de Torreón, quienes eran esperados por los miembros del Patronato encabezados por el empresario Eduardo Tricio Haro, para develar las cuatro placas conmemorativas

Una alusiva a la construcción, otra para los miembros del Patronato, una más para los patrocinadores del proyecto, y una última para el Patronato Adopte una Obra de Arte, encargado de la restauración de los murales Riqueza Algodonera.

Un video sobre la historia del antiguo Cine Nazas fue proyectado minutos antes de que iniciara La Cenicienta, obra clásica a cargo del Ballet de Montecarlo.

“Estamos haciendo historia”, expresó Martínez y Martínez, “aquí hay amor y aprecio por las expresiones del arte y la cultura, que son el alimento del espíritu”.

El escenario se llenó de luces y, minutos después, los bailarines daban muestra por primera vez del despliegue tecnológico del que promete ser el recinto cultural más moderno de la parte norte del país

Distinguidas personalidades del ámbito social, cultural, económico y político de la región se dieron cita en la gala de apertura del Teatro Nazas.

El cuento de hadas se hizo realidad en el Teatro Nazas, a través de los bailes del ballet Montecarlo

El telón del nuevo recinto cultural se abrió por primera vez en punto de las 9:11 de la noche del pasado sábado, para dejar al descubierto las mamparas móviles que habrían de representar cada cuadro de los tres actos.

En una mezcla de danza clásica y contemporánea, el ballet presentó una Cenicienta muy conceptual.

Cada uno de los elementos sobre el escenario ocupaba un sitio importante en la historia, porque aportaba las emociones y sentimientos de los personajes.

Con toda su carga emocional, Cenicienta demostró que no era como en las anteriores adaptaciones

Por momentos, dejaba su lugar para que el Hada se convirtiera en el centro de la historia.

Precisamente, este mágico personaje va a ser quien se lleve buena parte de la puesta, porque no se limita a resolverle la vida a la joven, sino que la hace “despertar” a la conciencia de que existe un mejor futuro para ella.

Quizá éste va a ser el mensaje principal del célebre clásico, que lo convertirá en una historia contemporánea, sobretodo en un contexto en el que ya no existen los castillos, pero si una sociedad que se enfrenta a la desintegración familiar, motivo de soledad para muchos jóvenes.

Pero, mención aparte merece la técnica y el desempeño escénico.

Los bailarines dieron muestra de un gran dominio en la expresión corporal, una comunión con su cuerpo y con el entorno, que sólo se logra con años de práctica en la academia.

La Madrastra y las Hermanastras aportan la chispa de maldad, escondida entre la vanidad, el egoísmo y la envidia, que no serán suficientes para que el Príncipe descubra en Cenicienta a la mujer de sus sueños.

El Ballet de Montecarlo viene a demostrar que no hace falta una gran escenografía, ni un suntuoso vestuario, si la calidad de interpretación y ejecución cumplen con los estándares.

Y al parecer los cumplieron, porque los aplausos de la audiencia no se hicieron esperar en el intermedio y, posteriormente, al final de la obra.

El público lagunero ocupó las mil 447 butacas.

Los boletos se agotaron desde un día antes, aunque no faltaron los revendedores que a la entrada ofrecían un “buen precio”.

Fue una velada como pocas, de ésas que quedarán marcadas en la memoria histórica de esta ciudad

Y la temporada apenas inicia...

El ballet de Montecarlo resurgió en 1985, cuando la princesa Estefanía de Mónaco quiso cumplir con la devoción de su madre, la princesa Grace, que soñaba con volver a contar con una compañía de ballet en el principado.

Desde la llegada de Jean-Christophe Maillot a la dirección, en 1993, la compañía ha logrado consolidarse en madurez y perfección, ganando el reconocimiento mundial. En los últimos diez años, se ha creado un repertorio centrado en las propias obras de Maillot, que al mismo tiempo no ha rechazado el presentar a numerosos coreógrafos invitados.

De modo que, ha conjugado con éxito nuevos niveles de exigencia, para dar sustancia a la compañía.

Su clara visión de futuro se basa en la convicción de que, como el resto del mundo, la danza evoluciona constantemente y que se trata de una pasión esencial que él sabe compartir.

El coreógrafo director del Ballet de Montecarlo es Jean-Christophe Maillot.

Comentarios

Fotos más vistas