Durango vive noche mágica con la Caravana Coca Cola

Nosotros LEÓN CARMELO ALVARADO

En su pasó por la ciudad, el contingente, llenó de luz y magia la temporada.

 En su pasó por la ciudad, el contingente, llenó de luz y magia la temporada.Una noche mágica, llena de luz y color.Los duranguenses fueron testigos de la Caravana Coca Cola que llegó envuelta en la alegría de la Navidad.El contingente realizó su paso por las principles vialidades de Durango.Entre ellas la Ave. 20 de noviembre, en un evento que disfrutaron chicos y grandes.Esta caravana partió de Blvd. de la Juventud, pasó por Av. 20 de noviembre y terminó en el Centro de Convenciones Bicentenario.Sitios en donde causó revuelo entre los más pequeños que no deseaban perderse ni un solo detalle.Entre gritos y brincos, los pequeñitos saludaban a lo lejos al Osito Coca-Cola y a Santa.El Osito Coca-Cola y Santa, quienes abordo de trailers, no dejaban de saludar a los que se encontraban a su paso.Destacó el contingente tapizado de bellas luces blancas que contrastaban con el color rojo.Sin duda, las caravanas Coca-Cola que iniciaron en 1920, ya se han convertido en una verdadera tradición de la temporada.Año con año, iluminan varios puntos de del país con su recorrido.

Durango vive noche mágica con la Caravana Coca Cola

12 fotos, En su pasó por la ciudad, el contingente, llenó de luz y magia la temporada. »


caravana navideña,coca cola

En su pasó por la ciudad, el contingente, llenó de luz y magia la temporada.

Una noche mágica, llena de luz y color.

Los duranguenses fueron testigos de la Caravana Coca Cola que llegó envuelta en la alegría de la Navidad.

El contingente realizó su paso por las principles vialidades de Durango.

Entre ellas la Ave. 20 de noviembre, en un evento que disfrutaron chicos y grandes.

Esta caravana partió de Blvd. de la Juventud, pasó por Av. 20 de noviembre y terminó en el Centro de Convenciones Bicentenario.

Sitios en donde causó revuelo entre los más pequeños que no deseaban perderse ni un solo detalle.

Entre gritos y brincos, los pequeñitos saludaban a lo lejos al Osito Coca-Cola y a Santa.

El Osito Coca-Cola y Santa, quienes abordo de trailers, no dejaban de saludar a los que se encontraban a su paso.

Destacó el contingente tapizado de bellas luces blancas que contrastaban con el color rojo.

Sin duda, las caravanas Coca-Cola que iniciaron en 1920, ya se han convertido en una verdadera tradición de la temporada.

Año con año, iluminan varios puntos de del país con su recorrido.

Comentarios

Fotos más vistas