El Teatro de Bolshoi "encantó" a los laguneros

Cultura

Foto: Julio Hernández
10 octubre 2003

No se sabía si admirar los bailes, el vestuario o la interpretación de los personajes. Porque sin una gran escenografía, el Teatro Bolshoi logró “encantar” al público lagunero con Don Quijote.El clásico de la literatura española fue narrado en tres actos a través de las danzas de los solistas rusos, acompañados del Corp de Ballet del Teatro Estatal de Ópera de la República de Mari, en el Teatro de Gómez Palacio Alberto M. Alvarado.Aunque los boletos se vendieron a un precio poco accesible para el común de la gente (600 y 500 pesos), las butacas del recinto fueron ocupadas casi en su totalidad, la noche de este miércoles.Durante más de dos horas, los bailarines hicieron gala de su maestría en la ejecución de los bailes, al mismo tiempo que demostraron un excelente dominio del escenario y una perfecta armonía grupal.Además, manifestaron sus dotes histriónicos en la interpretación de los célebres personajes de esta obra universal, como Dulcinea, Sancho Panza y, por supuesto, Don Quijote.El Teatro Bolshoi transportó a un mundo de fantasías, las de don Quijote enamorado de Dulcinea, pasando de una posada a un pueblito de La Mancha; de un campamento gitano a un ensueño de Driadas (duendes de los árboles de forma femenina), para concluir en un castillo en el que se desarrolla la boda de Dulcinea, quien realmente se llama Kitri, con el barbero Basilio
<p>
 Ahí, una solemne procesión desfiló ante los ojos del público, que reconoció el buen espectáculo al aplaudir de pie al final de la obra.El diseño de vestuario merece una mención aparte, pues se admiraron en el escenario vistosos trajes españoles, elegantes atuendos de toreros y graciosos tutús de colores pastel, que por un momento transformaron la escena en un esplendoroso sueño.Tal vez faltó un poco de química entre los solistas que interpretaron a Dulcinea y a Basilio, quienes no obstante, dieron muestra de su virtuosismo para la danza clásica y su actuación se convirtió en la más aplaudida.Pero al igual que los primeros bailarines, el cuerpo del ballet recibió múltiples ovaciones, y logró que el escenario luciera como nunca antes, para hacer de ésa, una noche inolvidable.Los 40 bailarines del Bolshoi expusieron lo mejor de la tradición artística rusa, manifestada en un clásico literario; y con los cerca de 80 cambios de vestuario aumentaron la belleza del espectáculo dancístico.No faltó el humor, con las actuaciones de Sancho Panza y de Gamash, el rico noble con el que quieren casar a Dulcinea, quienes arrancaron las risotadas de más de uno en el teatro.Tampoco faltó el romance envuelto por la magia de las coreografías, de modo que los solistas parecían flotar en el aire, como entre nubes coronadas de amor.Danza de carácter y excelente dominio técnico es Don Quijote, definición con la que se resume la actuación del Teatro Bolshoi en la Comarca Lagunera, que quedará registrada como una de las mejores que se han puesto sobre el escenario del Alberto M. Alvarado.La versión original de esta obra, estrenada el 14 de diciembre de 1869 en el Teatro Bolshoi de Moscú, no es precisamente la misma que narró Cervantes en su “Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”.Basándose en el capítulo XIX del segundo libro de la obra cumbre de Miguel de Cervantes Saavedra, Marius Petipa (coreógrafo francés), a petición de los teatros imperiales de Rusia, escribió este libreto en tres actos, que presenta un divertido argumento.La historia se encuentra centrada, principalmente, en los amores tumultuosos de Kitri (Dulcinea) y el barbero Basilio, quienes siguen las aventuras de Don Quijote y Sancho Panza; sin embargo, la aparición de estos últimos personajes es solamente incidental.El libreto basado en la obra de Miguel de Cervantes Saavedra fue adaptado por Marius Petipa, con la música de Ludwing Minkus y la coreografía de Petipa y Alexander Gorsky.SOLISTAS<p>
-Dulcinea: Elena Andrienko. 
<p>
-Basilio: Konstantin Ivanov. 
<p>
-Don Quixote : Vassili Ialpaev. 
<p>
-Sancho Panza : Vladimir Chabaline. 
<p>
-Gamash: Marat Akhmetzyanov. 
<p>
-Juanita (amiga de Dulcinea): Maria Khrisanova. 
<p>
-Priscila (amiga de Dulcinea): Olga Novenkova. 
<p>
-Toreador: Alexandre Zverev. 
<p>
-Bailarina callejera: Tatiana Birioukova. 
<p>
-Mercedes: Yulia Langueva. 
<p>
-Lorenzo, el hostelero: Igor Kousnetsov. 
<p>
-Princesa de las Driadas: Tatiana Birioukova. 
<p>
-Cupido: Svetlana Sevryugina. 
<p>
-Gitana: Liubov Sharova. 
<p>

El Teatro de Bolshoi "encantó" a los laguneros

18 fotos, Foto: Julio Hernández
10 octubre 2003 »


No se sabía si admirar los bailes, el vestuario o la interpretación de los personajes. Porque sin una gran escenografía, el Teatro Bolshoi logró “encantar” al público lagunero con Don Quijote.

El clásico de la literatura española fue narrado en tres actos a través de las danzas de los solistas rusos, acompañados del Corp de Ballet del Teatro Estatal de Ópera de la República de Mari, en el Teatro de Gómez Palacio Alberto M. Alvarado.

Aunque los boletos se vendieron a un precio poco accesible para el común de la gente (600 y 500 pesos), las butacas del recinto fueron ocupadas casi en su totalidad, la noche de este miércoles.

Durante más de dos horas, los bailarines hicieron gala de su maestría en la ejecución de los bailes, al mismo tiempo que demostraron un excelente dominio del escenario y una perfecta armonía grupal.

Además, manifestaron sus dotes histriónicos en la interpretación de los célebres personajes de esta obra universal, como Dulcinea, Sancho Panza y, por supuesto, Don Quijote.

El Teatro Bolshoi transportó a un mundo de fantasías, las de don Quijote enamorado de Dulcinea, pasando de una posada a un pueblito de La Mancha; de un campamento gitano a un ensueño de Driadas (duendes de los árboles de forma femenina), para concluir en un castillo en el que se desarrolla la boda de Dulcinea, quien realmente se llama Kitri, con el barbero Basilio


Ahí, una solemne procesión desfiló ante los ojos del público, que reconoció el buen espectáculo al aplaudir de pie al final de la obra.

El diseño de vestuario merece una mención aparte, pues se admiraron en el escenario vistosos trajes españoles, elegantes atuendos de toreros y graciosos tutús de colores pastel, que por un momento transformaron la escena en un esplendoroso sueño.

Tal vez faltó un poco de química entre los solistas que interpretaron a Dulcinea y a Basilio, quienes no obstante, dieron muestra de su virtuosismo para la danza clásica y su actuación se convirtió en la más aplaudida.

Pero al igual que los primeros bailarines, el cuerpo del ballet recibió múltiples ovaciones, y logró que el escenario luciera como nunca antes, para hacer de ésa, una noche inolvidable.

Los 40 bailarines del Bolshoi expusieron lo mejor de la tradición artística rusa, manifestada en un clásico literario; y con los cerca de 80 cambios de vestuario aumentaron la belleza del espectáculo dancístico.

No faltó el humor, con las actuaciones de Sancho Panza y de Gamash, el rico noble con el que quieren casar a Dulcinea, quienes arrancaron las risotadas de más de uno en el teatro.

Tampoco faltó el romance envuelto por la magia de las coreografías, de modo que los solistas parecían flotar en el aire, como entre nubes coronadas de amor.

Danza de carácter y excelente dominio técnico es Don Quijote, definición con la que se resume la actuación del Teatro Bolshoi en la Comarca Lagunera, que quedará registrada como una de las mejores que se han puesto sobre el escenario del Alberto M. Alvarado.

La versión original de esta obra, estrenada el 14 de diciembre de 1869 en el Teatro Bolshoi de Moscú, no es precisamente la misma que narró Cervantes en su “Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”.

Basándose en el capítulo XIX del segundo libro de la obra cumbre de Miguel de Cervantes Saavedra, Marius Petipa (coreógrafo francés), a petición de los teatros imperiales de Rusia, escribió este libreto en tres actos, que presenta un divertido argumento.

La historia se encuentra centrada, principalmente, en los amores tumultuosos de Kitri (Dulcinea) y el barbero Basilio, quienes siguen las aventuras de Don Quijote y Sancho Panza; sin embargo, la aparición de estos últimos personajes es solamente incidental.

El libreto basado en la obra de Miguel de Cervantes Saavedra fue adaptado por Marius Petipa, con la música de Ludwing Minkus y la coreografía de Petipa y Alexander Gorsky.

SOLISTAS


-Dulcinea: Elena Andrienko.


-Basilio: Konstantin Ivanov.


-Don Quixote : Vassili Ialpaev.


-Sancho Panza : Vladimir Chabaline.


-Gamash: Marat Akhmetzyanov.


-Juanita (amiga de Dulcinea): Maria Khrisanova.


-Priscila (amiga de Dulcinea): Olga Novenkova.


-Toreador: Alexandre Zverev.


-Bailarina callejera: Tatiana Birioukova.


-Mercedes: Yulia Langueva.


-Lorenzo, el hostelero: Igor Kousnetsov.


-Princesa de las Driadas: Tatiana Birioukova.


-Cupido: Svetlana Sevryugina.


-Gitana: Liubov Sharova.

Comentarios

Fotos más vistas